HomeTodoUn capítulo olvidado, o al menos relegado, en la historia del béisbol...

Un capítulo olvidado, o al menos relegado, en la historia del béisbol cubano res

Un capítulo olvidado, o al menos relegado, en la historia del béisbol cubano resulta la presencia en él de las mujeres. En febrero de 1926 un equipo norteamericano, compuesto por 8 mujeres y 3 hombres, el Western Bloomer Girls, visitó La Habana para efectuar dos partidos contra selecciones cubanas de hombres. Los desafíos, celebrados en el Almendares Park, terminaron con un triunfo por bando.

Durante el verano de 1947 La Habana recibió dos importantes visitas: la de los Brooklyn Dodgers, con Jackie Robinson en sus filas, y la de más de 150 peloteras, pertenecientes a los ocho clubes de la Liga femenina creada en los Estados Unidos. La Liga necesitaba encontrar seguidores en otras partes del mundo porque el interés de la afición norteamericana había decaído después del regreso de las estrellas de las Grandes Ligas y Cuba era un lugar perfecto para ensanchar el alcance de la Liga femenina.

Los fanáticos al béisbol en La Habana tuvieron la oportunidad de presenciar cuatro partidos de exhibición de las mujeres y esta visita fue tan importante que gracias a ella se logró la creación de la Liga Femenina Latinoamericana de Béisbol.

Un año después del encuentro habanero, varias jugadoras cubanas recibieron una invitación a los campos de entrenamiento de la Liga y cuatro de ellas lograron firmar contratos con diversos equipos. Ellas fueron: Mirta Marrero y Migdalia Pérez, con el Chicago y Gloria Ruiz junto a Luisa Gallegos. En 1949 se sumaron dos más: Isora del Castillo e Isabel Álvarez. Sin embargo, la jugadora cubana más importante en aquel momento y de la que todos ponderaban sus habilidades defensivas, Eulalia «Viyaya» González, nunca quiso participar en los torneos norteamericanos entre equipos que venían a jugar vs las cubanas.
Eulalia fue la primera pelotera" en firmar un contrato en la liga profesional para mujeres en los estados unidos, después muchas la siguieron y debutaron en la temporada de 1948.
En cuba, ese mismo año firmada por Gallegos recibían un pago equivalente a 55$ a la semana, renta de una casa más 14$ en comida. Eso sería hoy en unos 600 por semana más 150 dólares en comida.
Eulalia solo jugaría un año(1947) para las Racing Belles para regresar a cuba.


Most Popular