The Royal Bank of Canada.

19

The Royal Bank of Canada.

La construcción del Royal Bank of Canada estuvo a cargo de la compañía "Purdy & Henderson" de Nueva York. Fue construído en la calle Aguiar de la Habana Vieja. El inmueble fue terminado en 1919 y se distinguió por su noble fachada neoclásica.

La fachada de la planta baja es de cantería de Jaimanitas y el resto de piedra de cemento artificial incluyendo todas las decoraciones y cornisas, a la que se le añadió un tinte amarillo para acentuar su severidad y magnificencia. Los cimientos, columnas, arquitrabe y techo, la bóveda, la cubierta del techo son de hormigón armado.

Todas las decoraciones interiores fueron realizadas en yeso así como el uso de mármol y mosaico utilizado en los pavimentos, mientras que el ladrillo catalán se utilizó en la cubierta. La armadura de metal y el vidrio se utilizó en la carpintería ya que las puertas de calles e interiores se hicieron en cedro. El hierro forjado decoraría las aberturas de las ventanas y los pasamanos de las escaleras. El acceso a las diferentes plantas se realizó mediante dos ascensores eléctricos y una escalera, contando también con otra para incendios.

Su fachada, enmarcada por órdenes clásicos, se retira de la acera para que su entrada sea más accesible y distinguida. Voluminosas columnas dan paso a la escalinata que conducía directamente a la entrada del banco, ubicándola con respecto al resto de fachadas. El edificio es un gran bloque dividido en tres cuerpos, el primero formado por la planta baja; el segundo, para el resto de pisos, y en el último, una gran cornisa como broche de oro.

Localizado en la esquina de las Calles Aguiar y Obrapia.

Dedicó su planta baja al banco y en los demás pisos se alquilaban oficinas; se le añadió un piso para restaurante y club.