Para no olvidar: Recordemos a: “Trompoloco” Pensando en el humor infantil rec

4

Para no olvidar:

Recordemos a: “Trompoloco”

Pensando en el humor infantil recuerdo a Erdwin Juventino Fernández Sánchez nacido en Camagüey 1928. Actor cubano de la radio, la televisión, el cine y el circo. Inmortalizó el personaje del payaso Trompoloco. Dirigió, escribió y actuó en numerosos programas infantiles.

Entre sus actuaciones más conocidas en el medio radial se encuentra el personaje de “Simplicio Bobadilla y Comejaibas”, que interpretaba en el programa “La Tremenda Corte”, estrenado el 7 de enero de 1942 por RHC Cadena Azul, mejor comedia radiofónica producida en Latinoamérica.
Igualmente, formó parte del elenco de uno de los programas más populares de la radio cubana (todavía mantenido en la programación de Radio Progreso): Alegrías de Sobremesa.

En los inicios de la década del cincuenta, cuando ya se había enfrentado a un buen número de desafíos dramatúrgicos, surgió el inolvidable payaso que lo iría a situar en alto puesto dentro de la cultura cubana y lo dotara de una grandísima popularidad. Se trataba de un clown clara blanca, cuyos relatos destacaban la esencia de lo humano, confundiendo la tristeza y la ternura como dicotomía central de su personalidad.

El personaje vio la luz en un programa infantil de la CMQ, llamado Chiquilín. Poco a poco se consolidó hasta llegar a llamarse Trompoloco; no obstante, la notoriedad la alcanzó varios años más tarde. Su mayor mérito consistió en la aceptación que tuvo entre los niños, la capacidad de adaptar lo circense a la pequeña pantalla y la habilidad para escribir sus propios textos e improvisar.

Entre sus trabajos dedicados al público infantil se encuentra el largometraje de dibujos animados Elpidio Valdés contra dólar y cañón, de Juan Padrón, donde dobló al personaje de “Oliverio”, un inventor medio loco que sortea las carencias de las tropas mambisas solamente con su ingenio.

En la década de los ochenta, hizo una gira por varios países de América Latina con el Circo Nacional de Cuba. A su regreso, reunió las experiencias vividas en su recorrido. La Editorial Extramuros las publicó bajo el título Cuentos de payasos. Otros títulos de su autoría fueron publicados: La carpa azul
y Las dos botellas.
Este artista murió en La Habana el 23 de octubre de 1997.