Nuestros genios: José Raúl Capablanca Una de las glorias más grandes de todos

7

Nuestros genios: José Raúl Capablanca

Una de las glorias más grandes de todos los tiempos en el juego ciencia fue nuestro José Raúl Capablanca Graupera.

Este verdadero fuera de series nació en el Castillo del Principe la Habana el 18 de Noviembre de 1888. Su padre militar español, su madre una hermosa matansera.

Su padre le enseñó a mover las piezas a los 4 años y con esa edad dio jaque mate a su maestro.

A los 5 años ingresó en el Club de Ajedrez de la Habana.Sus partidas en el club eran memorables pues jugaba contra sus adversarios !!entregando la dama!!.

A los 13 años venció a Juan Corzo proclamándose campeón nacional evidentemente el más joven de la historia.

Terminado sus estudios de Bachillerato en el Liceo Matanzas su mecenas, Ramon Pelayo conviene con la familia en enviarlo a las universidades norteamericanas, pero la pasión de José Raúl lo inclinaba al ajedrez.

En 1905 entra al Club de Ajedrez de Manhattan.Su estrellato empieza allí, cuando en un torneo relámpago vence al gran Enmanuel Lasker.

Su primer encuentro internacional se arregla con el campeón nacional norteamericano Eugene Delmer a quien molió como caña para guarapo.Delmer perdió todas las partidas apesar que el joven Capablanca entregaba peón y salida en cada una de ellas.

En 1911 vence al norteamericano Frank Marshall, que embrujado por José Raúl intercede ante los organizadores del gran torneo de San Sebastián para que este participe.
Allí se encontraría la crema y nata del ajedrez mundial. Muchos "ilustrísimos" ajedresistas de la época mostraron su descontento por que el criollo ya que no tenía renombre internacional, pues se cogieron aquello con la puerta porque Capa Blanca arrasó en el torneo ganándolo sin dificultad.

En 1920 después de inumerables victorias, depurando y perfeccionando su juego, José Raúl se coronaría campeón mundial cuando Lasker renunció a la corona adjudicándosela al cubano.
"Usted se merece el título por su brillante maestría", dijo el alemán que supuso