Los Jardines de la Tropical en La Habana, Cuba Los Jardines de la Tropical en L

1

Los Jardines de la Tropical en La Habana, Cuba

Los Jardines de la Tropical en La Habana, inaugurado en 1904, fueron durante muchos años uno de los espacios ajardinados más importantes de la ciudad. Este espacio, con una fuerte influencia de la jardinería paisajista modernista catalana, tenía diferentes locales para el recreo y el baile, grutas, laberintos, saltos de agua, merenderos, cafeterías y un gran salón de baile.

Sus dueños, los Condes de la Mortera, de origen español invirtieron en una fábrica de hielo (1888), se hicieron luego de la gran fábrica de cerveza La Tropical (1897), y decidieron invertir en un gran parque recreativo, muy cerca de la fábrica, conocido como Valle de San Gerónimo, para celebrar reuniones de todo tipo, sociales y privadas, con la intención de vender allí sus productos, los que cubrían una amplia gama, como las cervezas Tropical, Cristal o Bola Roja, hasta refrescos como la Maltina Tívoli, también fabricada por esa industria.

El artífice del Jardín de la Tropical fue Ramón Magrinyà y Alsina, contratado por Cosme Blanco Herrera (sobrino del primer Conde de la Mortera) como maestro de obras principal de los Jardines. Magrinyà y Alsina creó todo el diseño paisajístico del parque y todos sus salones, aunque después, entre 1909 y 1911, tuviera el apoyo de otro maestro de obras catalanes.

Ramón Magrinyà una vez inaugurados los Jardines se mantuvo viviendo en el Parque por unos años; por lo menos la primera década del siglo XX la vivió completa allí. Se consideraba albañil, pero también jardinero. Admiraba mucho el oficio de la jardinería, y permaneció en el Parque para mantener su diseño vegetal.

Los Jardines de la Tropical fueron inaugurados con tres salones: el Salón Ensueño, el Salón Mamoncillo y el Salón La Cúpula. Luego se le incluyeron otros espacios, como fue en 1911 un castillo neo-árabe, que entonces funcionó como casa de juegos, con mesa de billar, piano, aunque no se hacían apuestas. Además, había un pequeño chalet, que fue la única construcción de madera que había en el parque, y que fue, por muchos años, la residencia del maestro de obras Ramón Magrinyà (la única que se perdió totalmente en 2011).

Los Condes de la Mortera fueron sus propietarios hasta 1960, cuando Los Jardines de la Tropical fueron nacionalizados por el gobierno cubano.

La primera imagen muestra una vista del Jardín de la Tropical, a inicios del siglo XX; la segunda, la puerta de entrada del jardín; la tercera nos muestra el uso del hormigón armado en la decoración de los salones, donde las columnas, los arquitrabes, los techos van simulando troncos y ramas de árboles, flores, estrellas marinas, etc. La cuarta y quinta imagen corresponden al chalet de madera donde vivió Ramón Magrinyà, y al reloj que anunciaba la apertura y cierre del jardín, los que ya no existen. La sexta imagen corresponde al castillo neo-árabe. El resto de las imágenes son áreas del Jardín de la Tropical y anuncios de los productos que se ofertaban.

#HabanaRepublicana
Compartido por Patricia Isabel Corona Rodríguez
Publicación de Angel Gutierrez Fernandez