Liborio frente a Elpidio Valdés.

2

Liborio frente a Elpidio Valdés.
Un momento, nada contra el genial personaje de gran Juan Padrón pero para los actuales jóvenes cubanos es inprescibible reivindicar al Liborio del matancero Ricardo Torriente su creador.
Poco conocen nuestros chicos actuales de Torriente y su sempiterno personaje que representa al pueblo cubano como por ejemplo lo fueron Juanito para los españoles, John Bull para los ingleses, Asterix para los franceses o el tío Sam para las norteamericanos.

Desde luego Elpidio es un coronel mambí que luchaba contra los panchos ibericos mientras Liborio es un rudo guajiro bigotudo que refleja desde la sátira política, las realidades del cubano.

De Juan Padrón poco hay que hablar porque todos los cubanos sabemos de este grande entre los grandes de la filmografía de animados en Cuba.
Pero de Torrientes estoy seguro que pocos sabemos.
Ricardo Torrientes nació en la ciudad de Matanzas el 8 de enero de 1869, era hijo de un propietario de ingenio.
Estudió pintura en Francia y en la Academia de San Fernando de Madrid, además realizó estudios artísticos en la Academia Nacional de Bellas Artes San Alejandro.
En 1887 publica sus primeras caricaturas.

En 1893 comienza su colaboración con la revista El Fígaro. En el año 1897 colabora en Nueva York con publicaciones de la emigración, tales como Cacarajícara y Cuba y América donde por primera vez esboza a Liborio.
Fue durante un tiempo el humorista de La Discusión, pasando después a El Mundo, para luego fundar en 1905 La Política Cómica, que fue la publicación que le dio fama a él y su personaje Liborio.
Torrientes muere en el Cotorro el 28 de Septiembre de 1934.