La Glorieta de La Punta, obra del arquitecto francés Charles Brun, fue inaugurad

7

La Glorieta de La Punta, obra del arquitecto francés Charles Brun, fue inaugurada el 20 de mayo de 1902, en la intersección del Paseo del Prado y el Malecón, frente a la vieja cárcel de Tacón.

La glorieta no era más que un pequeño templo circular rodeado por columnas, de aspecto clásico, elegante y bien proporcionado, al cual se accedía mediante una sencilla escalinata.

Se construyó de hormigón armado considerándose por ello entre las primeras obras de su género en Cuba y se convirtió en un sitio popular al que acudían personas de todas las edades para disfrutar, no solo de la retreta, también de las bondades del paseo marino que se iba dibujando con la delineación del Malecón, la explanada de La Punta y el nuevo parque “de los Estudiantes” desde 1901.

Contaba con sillas para que se acomodaran los visitantes y, aunque no tocará la Banda Municipal, muchos acudían a disfrutar de la brisa marina. En la foto, del año 1913, se puede observar al fondo el desaparecido hotel Miramar.

El ciclón de 1926 le causó fuertes estragos a la cubierta, por lo que no era posible aprovecharse, y considerando que también dificultaba el tráfico al continuarse el malecón hacia la Avenida del Puerto, se eliminó por completo en 1928.