Hotel Trotcha.

40

Hotel Trotcha. Esplendor y ruinas. 馃彣馃槍

A煤n recuerdo el viejo caser贸n de la calle Calzada entre Paseo y 2, Vedado, que constituy贸 el cuerpo inicial de lo que llegar铆a a ser el Hotel Trotcha. Segu铆a en pie como casa de vecindad o cuarter铆a en los a帽os 70 del pasado siglo, hasta que un incendio lo destruy贸.

All铆 铆bamos los ni帽os del barrio a jugar. El tiempo y el exceso de inquilinos hab铆an hecho lo suyo y el conjunto de la edificaci贸n desvencijada y los jardines convertidos en maleza se nos presentaban como un sitio atractivo.

A pesar de vivir desde entonces a pocas cuadras, no recuerdo el incendio que destruy贸 el antiguo hotel. He le铆do que fue por los a帽os 80, pero muchas personas creen err贸neamente que las ruinas devenidas hoy en s铆mbolo e imagen de la zona proceden de tiempos m谩s lejanos.

La historia del primer hotel que tuvo el Vedado, barrio exclusivo y poco poblado a fines del siglo XIX y en las primeras d茅cadas del XX, se remonta a 1883 o 1886, seg煤n la fuente, fecha en que el catal谩n Ventura Trotcha (tambi茅n se le menciona como Buenaventura) abri贸 un elegante sal贸n que pronto se convirti贸 en sitio de moda. Trotcha hab铆a llegado a Cuba en 1850.

Incursionando en el negocio inmobiliario adquiri贸 un amplio terreno en la intersecci贸n de la calle Calzada y la calle 2. La costa, el mar, estaban a solo unos 250 metros, no exist铆a el Malec贸n ni el enjambre de edificios construidos mucho despu茅s. As铆, la brisa marina y la tranquilidad de una zona muy arbolada fue escenario ideal para el pr贸spero sal贸n.

La constante expansi贸n del Vedado, su urbanizaci贸n, as铆 como el 茅xito del sal贸n, llevaron a Trotcha, en 1890, a construir habitaciones, servicios sanitarios, ba帽os, un restaurante 鈥 bar de reconocida gastronom铆a y salas de billar y lectura. Se acced铆a por una elegante escalera de m谩rmol blanco con barandas de hierro.

Nuevos y hermosos jardines rodearon la peculiar edificaci贸n que combinaba distintos estilos, tuvo cubierta de madera y tejas francesas, ventanas exteriores con vitrales de medio punto y elegantes barandas de hierro fundido.

El hotel tuvo dos modificaciones posteriores, una en torno a 1902 y otra en 1904. Fueron construidos nuevos bloques, al primero se le llam贸 Ed茅n y Washington al construido en el 煤ltimo a帽o citado.

El Hotel Trotcha funcion贸 como tal hasta los a帽os 30 del siglo XX, transform谩ndose desde entonces en una casa de hu茅spedes. En fechas m谩s recientes y hasta su destrucci贸n fue una casa de vecindad o cuarter铆a (inquilinato, conventillo en otros pa铆ses).

En 茅pocas de gloria acogi贸 a hu茅spedes ilustres; se dice que entre ellos estuvieron los poetas Rub茅n Dar铆o y Juli谩n del Casal, el torero De Mazzantini y la famosa actriz Sarah Bernhardt.

En su obra 鈥100 famosos en La Habana鈥, Leonardo Depestre Catony menciona as铆 la estancia de la Bernhardt en el Trotcha: 鈥溾a Habana que recibi贸 a Sarah Bernhardt, en enero de 1887, la aloj贸 en el entonces suntuoso hotel Trotcha 鈥 ya desaparecido, en las calles Calzada y 2, en El Vedado 鈥 y le ofreci贸 el Teatro Tac贸n para que deslumbrara con su talento鈥︹.

En una de sus cr贸nicas Juli谩n del Casal describi贸 el hotel: 鈥淭iene a la entrada una verja de hierro cuyas hojas permanecen siempre abiertas. Detr谩s de la verja se encuentra un jard铆n encantador, lleno de plantas deliciosas y de arbustos floridos. Los senderos est谩n cubiertos de arena, a la manera de un parque ingl茅s. En los 谩ngulos del jard铆n se han levantado cuatro glorietas espaciosas, bajo cuya sombra pueden descansar los hu茅spedes, sentados alrededor de elegantes mesitas, saboreando sus licores predilectos鈥.

Sus instalaciones tambi茅n fueron la sede de la comisi贸n que determin贸 las condiciones de la evacuaci贸n del pa铆s por parte de las tropas espa帽olas al t茅rmino de la 煤ltima guerra de independencia, y entre 1899 y 1902, los generales de la intervenci贸n estadounidense se hospedaron en el Hotel Trotcha.

En los primeros d铆as de septiembre de 2017 el hurac谩n Irma derrib贸 los 煤ltimos vestigios del Hotel Trotcha, quedando solo para su recuerdo dos columnas de un port贸n de la cerca perimetral. Todo lo dem谩s permanecer谩 en las cr贸nicas sobre nuestra ciudad.

Disculpar. Olvide poner el autor. 馃う馃徑