HOTEL PACKARD – HOTEL BISCUIT Y CASA ULLOA.

1

HOTEL PACKARD – HOTEL BISCUIT Y CASA ULLOA. 🏨☺

El “Hotel Packard” está ubicado en el Paseo del Prado No 51 – 55 entre Cárcel y Morro. El original se construyó durante la década de 1920. Después de 1959 fue nacionalizado y aunque continuó prestando servicios, se fue deteriorando hasta que cerró y luego se derrumbó. Muchos años permanecieron abandonadas sus ruinas hasta que una empresa extranjera se decidió a utilizar parte de ellas en la construcción de un nuevo hotel de lujo. Pero la publicación no va sobre este asunto, sino del hotel original y sus dueños.

Una vez concluido el derribo de las murallas de La Habana, la zona próxima al Castillo de la Punta se convierte también en uno de los puntos más importantes de la antigua villa y sus terrenos ganan atractivo e interés… y aún mas ya concluida la construcción del primer tramo del malecón de la Habana.

Los Ulloa, una familia oriunda de La Coruña, eran dueños de varias propiedades, cercanas a La Punta, en la cuadra formada por el Paseo de Martí (Prado), Cárcel y Morro. En 1912 unifican sus propiedades y levantan el hotel “Biscuit”, el que dos décadas después, en 1931, cambiará su nombre por el “Packard”.

El patriarca de la familia, Juan Ulloa, había sido a principios del siglo, uno de los pioneros en la representación de autos comenzando con los norteamericanos “Chandler”. Poco después había constituido la firma “Tolksdorf y Ulloa” al asociarse con el representante de la Studebaker, quien había comprado el primer garaje que existió en La Habana, sito en Zulueta Nº 28.

Aunque La Habana ofrecía muchas instalaciones hoteleras en esta época, el “Biscuit” se hará célebre por ser inicialmente una casa de huéspedes que solo admitiría matrimonios o viajeros y tenía la particularidad de no admitir niños, lo que lo convertía en un hotel muy tranquilo y silencioso. Además ofrecía servicios modernos como ascensor, baño privado con agua y lavandería.

Los Ulloa, logran amasar una gran fortuna y a mediados de la década de 1920 se convierten en los representantes del automóvil norteamericano Packard, y en la propia manzana, por la calle Cárcel, instalan la sala de exposición de estos automóviles, donde posteriormente también comercializarán otros, como el citado Chandler, Durant, Cleveland, y camiones Federal. El frente de su Salón de Exhibición disponía de casi 25 metros, extensión que no tenía en su época ningún salón de automóviles de New York.

Su negocio, entre otras ventajas novedosas, ofrecía la facilidad de tomar carros usados como parte de pago de nuevos, los que posteriormente reconstruyen y vuelven a vender en estado flamante y mecánicamente garantizados; sus métodos de ventas a plazos sin recurrir a ayudas bancarias que beneficiaba a los compradores; su servicio mecánico, dirigido por verdaderos expertos y montado a la moderna que disponía de toda clase de maquinarias y herramientas especiales de las más perfeccionadas. Sus talleres contaban con departamentos de mecánica, pintura, carrocerías, carpintería, chapistería, talabartería y acumuladores.

Su montaje y funcionamiento era de tal perfección y buena organización, que los magnates de la industria automovilística norteamericana visitaron sus instalaciones a mediados de los años 20 y reconocieron que pocas firmas en los Estados Unidos podían compararse con la “Casa Ulloa” de la Habana, que desde luego, ocupaba el número uno en importancia en la República.

Mercedes Ulloa, heredera y propietaria familiar de la casa “Ulloa y Compañía” y del Hotel “Packard”, representó los autos VW, Panhard & Levassor y White y los neumáticos y cámaras marca “Michelin” y tenía sucursales en Pinar del Rio, Cienfuegos y Santiago de Cuba.

A finales de la década del ’50 el Hotel está en plena decadencia, hasta terminar siendo unas penosas ruinas abandonadas. Quedaba atrás su etapa de esplendor cuando era visitado con frecuencia por famosos y personalidades ilustres de la época. Cuando desde una de sus ventanas Marlon Brando disfrutaba de la espectacular panorámica de nuestro malecón, de nuestro atardecer en el mar…

Fuente: Publicado por D. Jácome) CUBA EN LA MEMORIA 08/04/2019