Amelita Vargas.

46

Amelita Vargas.

Simpatía, belleza, tenacidad y mucho ritmo caracterizaron la carrera de Amelita Vargas dentro de la cinematografía de los años 40 y 50 del siglo XX. Revisar las páginas de las publicaciones cubanas de entonces permite valorar la popularidad, reconocimiento y esplendor de que gozó entre los públicos de habla española del continente. En sus películas, donde desempeña roles que van desde el protagonismo hasta intervenciones musicales, derrocha gracia, sensualidad y buen humor. Valía la pena –aún vale– verlas por ella.
Y aunque entonces “todo el mundo” sabía que era nacida en La Habana, hoy se la tiene por argentina, y lo es por su larga residencia en el país austral, porque en él hizo su triunfal carrera y porque allí se la considera una gran vedette.

En Cuba se exhibían prácticamente todas sus películas, al menos desde que se convirtió en una de las favoritas del cine musical latinoamericano: Con el diablo en el cuerpo, 1947; Miguitas en la cama, 1949; Cuando besa mi marido, 1950; Qué rico el mambo, 1952; La mano que aprieta, 1952; Los tres mosquiteros, 1953; Ritmo, amor y picardía, 1954; Escuela de sirenas y tiburones, 1956… son algunos de los títulos de las más recordadas, si bien la relación completa incluye otras muchas.

También visitaba la Isla, e invariablemente su presencia y fotografía eran tema de interés, porque se trataba de una cubana triunfadora en el extranjero, una artista de probado gancho y una mujer capaz de hacer mover los pies a quien la viera bailar y escuchara cantar.

Amelia Graciela Vargas nació en La Habana el 16 de enero de 1928 y desde la edad escolar reveló su preferencia por el baile, la actuación, la música. Se presentó en el programa La Corte Suprema del Arte a los 12 años y ello marcó el debut de quien sería conocida como la Reina del mambo.

Con los padres embarcó hacia México, donde ya en 1941 actuó junto al cantante Pedro Vargas y el cómico Mario Moreno, Cantinflas. Fueron los primeros pasos hacia el estrellato. Después lo hizo en el club Copacabana, de la ciudad de San Francisco, Estados Unidos, y participó además en el filme Perilous Holiday, de 1946, con actores norteamericanos bien cotizados. Los productores descubrieron entonces la perfecta configuración de sus piernas y el ritmo que emanaba de sus movimientos al bailar. Después tomó rumbo al sur, para desarrollar en Argentina una carrera memorable y convertirse en uno de los iconos del cine de ese país.

Estuvo casada con el director de cine y guionista argentino Tulio Demicheli y luego con el actor y también director Mario Lugones y no tuvo hijos. En el 2005 fue homenajeada junto a Mirtha Legrand, Amelia Bence y Elsa Daniel en el Museo de Cine Porteño, y un año más tarde también fue premiada con Enrique Pinti.

También se destacó como vedette en teatros de revista y en espectáculos de music halls. A fines de los años 1960 se retiró de la actuación, pero en la década de 1970 Antonio Gasalla la convocó para realizar un espectáculo de revista, y en 1978 se presentó con Blanquita Amaro, y formaron un gran éxito, además intervino en su última película, La obertura, de Julio Saraceni. En 1991 incursionó en televisión en el ciclo El gordo y el flaco, por Telefé, y en 1999 hizo una participación en Muñeca brava, la novela que protagonizó Natalia Oreiro.

Murió a los 91 años, el 21 de abril del 2019 , Descanse en Paz .

Para quien no la recuerdan, le agregue una canción que ella cantaba .

El día que te vi recuerdo que te bese
Y lo que entonces sentí mi Juana nunca diré
De amores te requerí y a ti te pareció mal
Más luego dijiste si que vino el compromiso matrimonial.

Mañana por la mañana te espero Juana a tomar el té
Te juro Juana que tengo de gana de verte la punta, el pie
La punta, el pie, la rodilla ,la pantorrilla y el peroné
Te juro Juana que tengo ganas de verte la punta el pie.

Enséñame tu corsé, enséñame dónde está
Que yo de la anatomía Juana querida no entiendo na'
Primero la punta el pie y me puedo conformar
Mañana por la mañana mi linda Juana un poquito más.
Mañana por la mañana te espero Juana a tomar el té
Te juro Juana que tengo ganas de verte la punta, el pie
La punta, el pie, la rodilla ,la pantorrilla y el peroné
Te juro Juana que tengo ganas de verte la punta el pie.

El día que te vi recuerdo que te bese
Y lo que entonces sentí mi Juana nunca diré
De amores te requerí y a ti te pareció mal
Más luego dijiste si que vino el compromiso matrimonial.

Mañana por la mañana te espero Juana a tomar el té
Te juro Juana que tengo ganas de verte la punta, el pie
La punta, el pie, la rodilla ,la pantorrilla y el peroné
Te juro Juana que tengo ganas de verte la punta el pie.

Enséñame tu corsé, enséñame dónde está
Que yo de la anatomía Juana querida no entiendo na'
Primero la punta el pie y me puedo conformar
Mañana por la mañana mi linda Juana un poquito más.

Mañana por la mañana te espero Juana a tomar el té
Te juro Juana que tengo ganas de verte la punta, el pie
La punta, el pie, la rodilla ,la pantorrilla y el peroné…..