Hola amigos les traigo hoy un documento acabado de llegar a las manos de histori

15

Hola amigos👋 les traigo hoy un documento acabado de llegar a las manos de historiadores en el centro del país. Lo poseía un señor que había heredado el documento y varios más de una espirituana, ya fallecida, que se dedicó al cuidado de un sobrino nieto del Mayor General José Miguel Gómez, quienes residieron en una casa, propiedad del mambí — después presidente de la República».
Se trata del manuscrito con la orden del alzamiento enviada por José Martí al General Francisco Carrillo. El texto dice así:
New York, 29 de enero de 1895

Orden Oficial del Partido Revolucionario Cubano

A todos sus miembros dentro y fuera de la Isla.

El Delegado

José Martí

Al Gral Francisco Carrillo, y en él a todos los grupos del Centro:

Sr. Gral:

En vista de la situación propicia y ordenada de los elementos revolucionarios de Cuba, y de la demanda precentatoria de algunos de ellos, y de las medidas tomadas por el exterior, es remembranza inmediata y ayuda eficiente, ―y luego― de crear los detalles todos de la situación a fin de no propugnar por tanto falsas esperanzas engañosas o de ánimo débil que después, fuera abandonada o mal sumida, ni contribuya por la otra con revoluciones tardías, a la explosión desordenada de la rebelión inevitable.

Los que suscriben, en representación el uno del Partido Revolucionario Cubano y los otros con autoridad y poder expresa del Gral en Jefe electo Gral Máximo Gómez, para acordar y comunicar en el nombre del P.R.C desde New York todas las medidas necesarias de cuyo poder y autoridad dan fe: el Comandante Enrique Collazo, el Gral Carlos Roloff, el Gral Serafín Sánchez, el Gral Antonio Maceo, y el Gral José M. Rodríguez que acuerdan comunicar las siguientes resoluciones a seguir:

1-Se autoriza el alzamiento simultáneo, de todos con la mayor sincronicidad, de las regiones comprometidas para la fecha en que la confrontación del exterior será ya jovial y favorable, que es entrando en la segunda quincena, y no antes del mes de Febrero.

2-Se considera peligroso y de ningún modo recomendables, todo alzamiento en el Centro que no se efectúe a la vez con los de Occidente y con los mayores acuerdos posibles en Camagüey y Oriente.

3-Se asegura el envío inmediato de los valiosos recursos ya adquiridos y la ayuda continua e irrevocable del exterior, de que los firmantes son autores y testigos, y de que con su honra dan fe, en la certidumbre de que la emigración entusiasta y compacta tiene hoy la voluntad y la capacidad de servir a que la guerra sea activa y breve.

Optamos desde este instante en acuerdo a estas resoluciones, formadas en virtud de las demandas expresas y urgentes de las filas del movimiento de las condiciones revolucionarias de adentro y fuera del país y de la determinación de no consentir engaño e ilusión de medidas, a que ha de presidir la más desinteresada vigilancia por la vida de nuestros compatriotas y la oportunidad de sacrificios, firmamos reunidos estas resoluciones en New York, con fecha del día 29 de Enero de 1895.

El Delegado del P.R.C El Secretario

José Martí Gonzalo de Quesada

En nombre del Gral Gómez

José M. Rodríguez

Enrique Collazo

Antonio Maceo

Serafín Sánchez

Carlos Roloff.

De esta historia permanecen aún muchos hechos por contar y bastantes cabos sueltos por unir. Incluso, al revisar la historiografía alrededor del 24 de febrero de 1895, existen versiones contradictorias de la contestación de Carrillo al reclamo martiano.

Lo históricamente comprobado es que Las Villas no se sumó al levantamiento armado, como tampoco lo hizo Camagüey. Los villareños lo harían dos meses después, el 25 de abril de 1895, cuando el médico Juan Bruno Zayas se insurreccionó con un grupo de patriotas en Vega Alta, Camajuaní.

Pero, ¿cuál fue realmente la respuesta del general remediano a la orden de alzamiento martiana?
Todo prueba que Carrillo, quien recibió el documento el viernes 22 de febrero de manos de Pedro Betancourt, comisionado por Juan Gualberto Gómez para tales fines, respondió que tenía instrucciones de Máximo Gómez de no sublevarse hasta que él no estuviese en Cuba, y, además, alegó escasez de armas.

Sin embargo, la respuesta de Betancourt a Juan Gualberto generó la posterior duda histórica. En el telegrama emitido, escribió: «Carrillo bien», lo que indujo al patriota habanero a dar una explicación diferente del hecho: «Acordada la fecha Pedro Betancourt salió para Remedios a conferenciar con el Gral. Francisco Carrillo… El Dr. Betancourt aseguró que el Gral. Carrillo le había dado su absoluta conformidad, lo que después resultó incierto».

El propio 24 de febrero de 1895, Francisco Carrillo fue detenido en Remedios y remitido a la fortaleza de La Cabaña.
Ahora se abren nuevos caminos a la investigación histórica y aparecen incógnitas que deberán ser despejadas en el futuro:

¿Cómo llegó la firma de Serafín Sánchez al documento, si el general espirituano no se encontraba esa noche del 29 de enero en Nueva York y, por tanto, no asistió a la casa de Gonzalo de Quesada, lugar donde fue redactada la orden de alzamiento?

¿Y cómo aparece la rúbrica del mayor general polaco Carlos Roloff, el hombre que había comandando acciones combativas en Las Villas desde el levantamiento armado de Cafetal González, en 1869, quien tampoco estuvo presente esa noche?

Pero, por sobre todo, ¿Cómo está estampada en la orden de alzamiento la firma de Maceo, si el general Antonio estaba distante a miles de kilómetros de Nueva York, en el exilio de Costa Rica?
La firma de Serafín Sánchez, parece haber encontrado una respuesta, y la brinda el periodista espirituano Enrique Ojito: «En su libro El Partido Revolucionario Cubano en la Isla, el doctor Ibrahím Hidalgo Paz expone que los ejemplares de la orden de insurrección se expidieron a los jefes fundamentales dentro de Cuba: Guillermón Moncada, localizado en Santiago de Cuba; Bartolomé Masó, en Manzanillo; Salvador Cisneros, Camagüey; Francisco Carrillo, Remedios, y Juan Gualberto Gómez, representante del PRC en La Habana.

«Hidalgo Paz sostiene que, previas orientaciones del Maestro, Gonzalo de Quesada llevó la comunicación escrita a Tampa y Cayo Hueso, y en este último lugar, según otra fuente citada por el investigador, el secretario del PRC puso los textos en manos de Juan de Dios Barrios, quien los entregaría a Juan Gualberto Gómez en la capital cubana.

«Es presumible que Gonzalo de Quesada contactara con Serafín Sánchez en Cayo Hueso, donde este firmara también el mensaje dirigido a Carrillo, apresado en Remedios el 24 de febrero y luego trasladado a la fortaleza de La Cabaña, en La Habana».

Esta versión también pudiera servir para especular acerca de la rúbrica del polaco Roloff, quien por entonces vivía en Tampa. Tal vez el propio Gonzalo de Quesada, igualmente a instancias de Martí, lo haya localizado a sabiendas de la ascendencia del mayor general entre los villareños.

Lo que hasta ahora no cuenta con explicación plausible es el momento en que Antonio Maceo firmara dicha orden de alzamiento.

Bien se conoce que el mayor general Antonio Maceo Grajales, el Héroe de Baraguá, estaba bien lejos de Estados Unidos, y, por lo tanto, de cierta manera ajeno a los proyectos de última hora de José Martí, quien tras haber fracasado el Plan de la Fernandina tuvo que adoptar decisiones de urgencia.

El propio José Luciano Franco, el más profundo investigador de la vida del Titán de Bronce, en su libro Antonio Maceo. Apuntes para una historia de su vida, monumental obra en tres tomos, no brinda respuesta al respecto. Solo una carta de Martí, fechada el 31 de enero, dos días después de firmada la orden, sugiere algunos indicios, pues en ella, el Delegado le impone al caudillo oriental detalles del plan de alzamiento:

«Llegan cartas tales de Cuba, que ―sea cualquier labor que aquí interrumpa― salgo con Mayía, lleno de brío y justa fe, para Santo Domingo.

«Ni un minuto tengo. Sale el vapor y salgo […] Bien ve Ud. a lo que vamos. La Isla salta, y aún aguarda un poco. Acá, soberbio espíritu, y hoy mejor. Solo falta llegar. […] Esto he hecho. ¿Qué no hará Ud.? ¿Qué no le ayudaré a hacer, afuera o adentro?»

Hasta ahora no existe nada más al respecto. El camino en busca de la verdad histórica queda entonces abierto.
Tomado del periódico la vanguardia.
Nota: el documento fue donado al museo provincial general de Sancti spiritus.