HomeTodoEl compositor de: MARÍA CRISTINA TE QUIERE GOBERNAR.

El compositor de: MARÍA CRISTINA TE QUIERE GOBERNAR.

<ÑICO SAQUITO> El compositor de:
MARÍA CRISTINA TE QUIERE GOBERNAR…..
Una biografía publicada en Miami sobre un músico cubano que resulta imprescindible de leer.

Por. Henry Puente.

Ñico Saquito, es un Genuino exponente del género musical la Guaracha y acaba de salir al mercado, está más que magnífica biografía, con responsabilidad de Zenovio Hernández Pavón y Alejandro Fernández Ávila, publicada con la editorial “Unosotros”, en la ciudad de Miami, convertida en un auténtico bestseller literario de la historia musical cubana.
Esté gran músico nació el 13 de febrero de 1901 en Santiago de Cuba, Oriente, su influencia en toda la música cubana fue muy importante, así como sus señales en las bases de lo que en la actualidad llamamos salsa y timba. Ñico Saquito es reconocido como el máximo exponente de la guaracha cubana.
La música siempre formó parte de su existencia, su mamá y su tía cantaban a dueto tanto en su casa como en actividades en el barrio Tivolí, donde él nació, además, la influencia y la tradición folclórica y musical de Santiago de Cuba, la cuna de los trovadores, lo llevó a los 15 años por primera vez a acariciar una guitarra, y tomó clases con el maestro Félix Premión.
Se ganó el sobrenombre de Ñico Saquito en el Plus Ultra, donde jugaba la posición de jardinero central, se desplazaba en el terreno con gran agilidad y destreza, los aficionados comentaban que era “un saco cogiendo pelotas”, que no se le escapaba ni una, este hecho unido a su baja estatura le ganaron el sobrenombre con el cual fuera conocido en el mundo musical, perdiendo por completo su nombre de pila, Benito Antonio Fernández Ortiz.
Su vida artística comenzó en 1928, con su carrera como trovador con el “Cuarteto Castillo” con este como director y voz segunda, Ángel Almenares y Juan Medina, guitarra, y Ñico Saquito, cantante y maraquero, posteriormente formó parte del grupo “Típico Oriental”, dirigido por Guillermo Mozo, con el cual hizo su primer viaje a las calles de La Habana.
En 1934 regresaría a la capital, esta vez con el “Quinteto Cubana Star”, integrado por Enrique Pugita, Ramón Dilú y Francisco Repilado (Compay Segundo), con el que actuó en el Cabaret Montmartre y en la radioemisora RHC Cadena Azul, de Amado Trinidad Velasco, y posteriormente en Radio Suaritos, donde alternó con José Ramón Sánchez (El Madrugador), Celina González y Reutilio, Merceditas Valdés, Fernando Albuerne, Senén Suárez y Obdulio Morales.
En 1942 fundó el Cuarteto “Compay Gallo”, que integran Ñico Saquito, director y voz prima, Rigoberto Hecheverría (Maduro), tres, Manolo Castillo, voz segunda, y Ángel Almenares, guitarra.
En 1948 creó Los “Guaracheros de Oriente”, integrado por Félix Escobar (El Gallego), paila y voz prima, Gerardo Macías (El Chino), guitarra y voz, Florencio Santana (Picolo), guitarra y voz, con esté grupo viajó por Venezuela, Tampa, Cayo Hueso, México y Nueva York. En 1951 viajó a Venezuela con “Los Guaracheros de Oriente” el que después se separó y allí trabajó con el trío América y el cuarteto de Tico Álvarez. En 1960 regresó a Cuba. Desde entonces, y hasta su fallecimiento el 4 de Agosto de 1982, trabajó en el bar-restaurante “La Bodeguita del Medio”. Sobre su manera de crear Ñico Saquito siempre dijo: Mis canciones nacen de un dicharacho, de un cuento que oigo en cualquier lugar, de un chiste y, por supuesto, de las alegrías y sinsabores que me han sobrevenido en algún momento de la vida. Pero todas completamente todas, tienen raíz popular. De ahí la perdurabilidad de sus guarachas, guajiras y boleros; en ellas se ve reflejado el cubano, su vida cotidiana, porque su música es un reflejo de su idiosincrasia, en ellas maneja el enredo, “María Cristina” un suceso artístico, como la novela “El derecho de nacer”, de Félix B. Caignet. Participó con “Los Guaracheros de Oriente”, en el filme cubano Rincón criollo, 1951, junto a la vedette Blanquita Amaro, la cantante Celia Cruz y el dúo de Celina y Reutilio.
Sus creaciones han permanecido a través de los tiempos en el repertorio invariable de grandes intérpretes como Benny Moré, Compay Segundo, el Septeto Ignacio Piñeiro, Cheo Feliciano, Oscar D’ León, por sólo citar algunos de ellos. Numerosas películas del cine latinoamericano cuentan con sus obras en sus bandas sonoras.
Según contaba él mismo, el sobrenombre de Ñico Saquito vino por su habilidad jugando al béisbol, “no se le va una pelota” alguien comentó, parece que tiene un saquito en la mano en este juego de béisbol”, y así se quedó para siempre con ese apelativo.
En el año 1979, ya enfermo, Ñico Saquito grabó con el trovador, santiaguero como él, Eliades Ochoa, un disco antológico que sigue teniendo gran vigencia musical, mientras la más nueva hornada de músicos cubanos y otros bien arraigados como NG La Banda, los Van Van y Adalberto Álvarez y su Son, siguen incorporando sus creaciones.
La obra musical de Saquito más de 500 composiciones abarcó toda la gama de la música popular cubana, incluyendo la campesina, sus composiciones han integrado el repertorio de los más destacados artistas y agrupaciones de Cuba, siendo además interpretadas por importantes voces en el extranjero, todas adquirieron asombrosa popularidad, entre ellas, “Camina como Chencha la Gambá”, “Mi cinturita” y Me “voy para la luna”. El famoso trío mexicano Los Panchos conquistó a miles de admiradores con el tema Silverio, Facundo y la luna.
Otras piezas famosas de su autoría son la canción de protesta “Al vaivén de mi carreta”, así como “No dejes camino por vereda” está última, entre muchas, continúa siendo mí preferida…..

Most Popular