CREMITAS DE LECHE Y MANÍ TOSTAO Cubano de la generación de antes de los 90, rec

26

CREMITAS DE LECHE Y MANÍ TOSTAO

Cubano de la generación de antes de los 90, recordara con añoranza las CREMITAS DE LECHE. Golosina muy artesanal que con apenas leche en polvo de latica, agua y azúcar, se tornaba en un manjar de dioses.

Calculo que en más de una casa se hicieron las Cremitas, y sólo había que esperar un ratico, mover mucho la cuchara para que no se pegara el fondo, para luego de hacer los puñitos y dejarlos secar, raspar la olla.

Era la foto obligada, raspar la olla y lenguetear la cuchara. También eran únicos los gritos de nuestras abuelas y madres por la maldita superstición ;"de que comer mucha azúcar nos daba lombrices en el estómago" y con ese criterio esperaban a que nos diéramos la vuelta para esconder el plato encima del refrigerador o en algún otro escondite, que siempre lo encontrábamos…jajaja.

Vaya uno a saber. El caso es que más de uno de nosotros perdimos un empaste por esta golosina, como también con los CARAMELOS ROMPE QUIJÁ y obviamente, quienes como yo los comíamos a montones, deberíamos tener una colonia de parásitos. Jajjaja.

Mi versión más sofisticada de esta deliciosa añoranza para que se animen. La hago para acompañar el cafecito en los eventos de Melao.

Les escucho las anécdotas. Un saludo sabrosón!!!

CREMITAS DE LECHE CON MANÍ TOSTAO

1 taza bien colmada de leche en polvo entera

1 taza de azúcar blanca o turbinada

1 taza de agua

1/2 cdta de canela molida

1/2 cdta de vainilla

1 pizca de sal

Maní tostado picadito para el final

En una olla de esas de fondo bien gruesito, mezcla todos los ingredientes. Revuelve bien y a fuego medio empieza a cocinar, revolviendo de tanto en tanto.

Verás que la preparación primero se pondrá color cartucho, luego color raspadura, y así hasta llegar al color más mulatoso. No descuides, porque este dulce es tramposo y le encanta que lo estén meneando.

Cuando veas que el fondo de la olla se empieza a ver con el primer cuchareado, listo, a retirarlo del fuego.

Pon un poquito de aceite en la meseta o en una bandeja, toma cucharadas y dale las formitas que quieras, Sé prolijo, sé bonito, que la comida entra por los ojos…jajaj

Apoya las formitas en el maní picadito y listo. Deja secarlas.