Conocido desde hace décadas como uno de los restaurantes más lujosos y respetabl

18

Conocido desde hace décadas como uno de los restaurantes más lujosos y respetables de la capital, el 1830 marca el final del Malecón, en el conjunto que conforma con el famoso Torreón de La Chorrera y la glorieta cercana, con su cúpula mudéjar techada en algún metal brilloso, pero ahora castigada por la erosión del mar, el vandalismo, y el descuido de quienes debieran conservar tan hermoso sitio.

Si el 1830 se destaca por sus rejas de la época, vitrales y balcones de maderas preciosas, la glorieta se inclina más al neoclásico tocado por la influencia mozárabe, y siempre contrastó por su gracia y ligereza con la sólida estructura del edificio donde se asienta el restaurant.

La construcción del caserón donde se asienta el reconocido restaurante se remonta al siglo XIX, y a un restaurante llamado Arana, especializado en el Bacalao a la Vizcaína y el Pollo a la Chorrera, nombre que recibe por la cercanía del Torreón homónimo. Pero el auge de la barriada de El Vedado, en el siglo XX, convirtió el antiguo restaurant Arana en el Hotel La Mar, fabricado de mampostería y tejas.

A finales de los años 20, el Hotel La Mar se transforma en una residencia familiar llamada Villa Miramar, donde vivía la madre del ingeniero Civil Honoris Causa, Carlos Miguel de Céspedes, Secretario de Obras Públicas (1925-1929) en el gobierno de Gerardo Machado.

La actividad constructiva del doctor Céspedes hizo que se convirtiera en uno de los políticos más populares de su época, pues su nombre se vinculó a grandes obras de la ingeniería cubana como la Carretera Central; el Capitolio Nacional; el Boulevard y Paseo del Prado; el Hotel Nacional; la gran Escalinata universitaria y la estatua del Alma Mater, el Palacio de Justicia de Santa Clara; el Palacio Provincial de Santiago de Cuba; el grandioso parque a la entrada de Matanzas, entre muchas otras.

A la caída del gobierno del general Machado el 12 de agosto de 1933, el caserón residencial de los Céspedes fue saqueado y destruido. Sin embargo, Carlos Miguel regresó a Cuba en 1937 y reconstruyó la mansión, apostada justo en la residencia donde vivía la madre del Doctor Céspedes, la nombrada Villa Miramar, entre las calles Calzada y 20, y allí vivió hasta su fallecimiento.

En los años cincuenta, Villa Miramar fue arrendada y adquirida por los propietarios del restaurante la Zaragozana, que restauraron el edificio y lo convirtieron en sucursal de La Zaragozana bajo el nombre de 1830, que conserva hasta hoy, con sus famosos jardines, y la demarcación del tránsito entre los selectos barrios de El Vedado y Miramar.

Y en este pasaje de un barrio a otro, la glorieta es un punto clave que remite a la memoria de dos barrios señoriales, una memoria plena de añoranzas marinas, españolas y neoclásicas que se simbolizan en esta pequeña edificación bastante erosionada ahora.

La pequeña y romántica glorieta es testigo del pasado artístico y patrimonial que simbolizan tanto el caserón del restaurante como el Torreón de La Chorrera. Según aseveran algunas fuentes, los mosaicos proceden de la Cartuja de Sevilla, y para construir la cúpula de la glorieta, se trajeron materiales y pieza, desde la India a un costo de 200, 000 pesos de los de entonces.