¿Conocen a Julio Lobo, "el rey del azúcar" de Cuba al que Che Guevara

11

¿Conocen a Julio Lobo, "el rey del azúcar" de Cuba al que Che Guevara "despojó" de su fortuna ?
🧐🧐🧐🇨🇺🇨🇺🇨🇺

Lobo nació en Venezuela de padre de ascendencia judía sefardí y madre católica, y creció en La Habana , Cuba . De joven estudió en Estados Unidos . Posteriormente se casó con un miembro de una antigua familia aristocrática cubana, la familia Montalvo. Finalmente, heredó el negocio comercial de su padre y lo convirtió en la empresa comercial de azúcar más grande del mundo. Reconocido conocedor del arte, Lobo también adquirió la colección más grande de recuerdos napoleónicos fuera de Francia (la colección se encuentra hoy en La Habana en la antigua casa de Orestes Ferrara , en el Museo Napoleónico). Lobo murió en Madrid el 30 de enero de 1983.

A última hora del 11 de octubre de 1960, Julio Lobo, el hombre más rico de Cuba, el " rey del azúcar ", no sospechaba que esa calle cercana al puerto lo llevaba al encuentro más definitivo de su vida, poco después de que el Chrysler negro aparcara frente a la oficina del Banco Nacional de Cuba.

Subió hasta la oficina que había empezado a ocupar unos meses antes el nuevo "ministro presidente" de la banca, Ernesto Guevara. Lo había citado allí para un encuentro de urgencia en plena madrugada.

Le dijo que no había espacio para el capitalismo en la nueva sociedad; pero lo invitó a pasarse a su lado. Le propuso que asumiera el mando de lo que ya era su reino: le pidió que dirigiera la industria azucarera de Cuba.

A cambio, Lobo podría quedarse con la mansión donde vivía y con el usufructo del Tinguaro, uno de sus 14 centrales azucareros, su preferido.

El resto, más sus almacenes, refinerías, la corredora de azúcar, su agencia de radiocomunicaciones, su banco, su naviera, la aerolínea, la empresa aseguradora, la compañía petrolera… pasarían de forma apremiante "al pueblo", es decir, a la "Revolución".

Lobo tragó en seco. No respondió al momento. Le pidió que le diera unos días para pensarlo.

A la mañana siguiente, cuando llegó a su oficina, le pidió a su secretaria que le ayudara a apilar algunos papeles fundamentales, que luego formarían el archivo que aún conservan sus descendientes en Florida.

"Es el fin", se cuenta que le dijo.

Dos días después, cuando el avión levantó vuelo rumbo norte desde el aeropuerto al este de La Habana, Lobo vio perderse en el mar, por última vez, "la isla que más amó".

De sus centrales salían casi 4 de los 6 millones de toneladas de azúcar que la isla producía al año.

Cuba y el azúcar en ese momento eran el equivalente hoy de Arabia Saudita con el petróleo. Desde La Habana se controlaban los precios del azúcar en el mercado mundial. Y detrás de esos precios estaba “Julio Lobo"

Cuba, que lideró durante décadas el comercio azucarero mundial, batalla ahora para poder producir 1 modesta tonelada al año y, desde hace más de una década, se ha visto en la necesidad imperiosa de importarla desde Brasil, Colombia e, incluso, de Francia.

En La Habana -y en casi en cualquier otra provincia- solo los más viejos recuerdan a estas alturas quién fue Julio Lobo. Su memoria se desvaneció en el tiempo, como su fortuna, sus cuadros y el viejo pasado de la "isla del azúcar".

“Una historia más para reflexionar de nuestra historia” 🇨🇺🇨🇺🇨🇺