Casa Museo Hurón Azul.

13

Casa Museo Hurón Azul. La vivienda que acoge hoy a la Casa Museo Hurón Azul, fue construida en el año 1939, en una finca que el pintor cubano Carlos Antonio Esteban Enríquez Gómez, más conocido como Carlos Enríquez había recibido por herencia paterna.
Al parecer, en su construcción se utilizaron materiales de segunda mano,agregando elementos de nuestra arquitectura colonial tales como el mediopunto y la reja con motivo de lira. Según referencias de familiares y amigos, la casa tenía semejanza con una estación de trenes en Pensylvania, que el artista había visitado en uno de sus viajes a los Estados Unidos.
Su nombre se debe a un hurón azul que Carlos clavó sobre la puerta de entrada a la vivienda. Este fue teñido con azul de metileno para que armonizara con el color de las puertas y ventanas. El roedor había sido un regalo de un artista amigo. En esta casa Carlos Enríquez vivió los últimos 18 años de su vida, desde 1939 hasta su muerte en 1957. Allí recibía a sus amigos, en reuniones donde se conversaba en un estilo muy abierto sobre diversos temas, casi siempre relacionados con la cultura.
A este lugar acudió gran parte de la intelectualidad habanera de la época. Carlos Enríquez recibía a sus amigos con comida criolla y ron; y se formaban tertulias en las que todos eran libres de expresar sus puntos de vista. Otro especial atractivo era la biblioteca, con ejemplares de la literatura más moderna, literatura europea, materiales sobre el surrealismo y sus precursores, y de otras corrientes artísticas. Entre los invitados de Carlos Enríquez se contaban Félix Pita Rodríguez, Alejo Carpentier, Nicolás Guillén, René Portocarrero, Agustín Guerra, Fidelio Ponce, Pablo Neruda, Juan Marinello, Félix Ayón, Alberto Alonso, Fernando Alonso.
Antonio Fernández de Castro, Fernando Campoamor, Juan David y muchos otros.
Buenos días. Salud y bendiciones para todos.
#nostalgiacuba