Alma Mater, Universidad de la Habana.

50

Alma Mater, Universidad de la Habana.
El Alma Mater fue realizada en 1919 por el artista checoslovaco Mario Karbel quien se inspiró en dos cubanas: Feliciana Villalón, joven de 16 años (para la cabeza, el rostro y el cuello), y una habanera mestiza de constitución madura y sólida (para el resto del cuerpo, mulata criollita de Wilson que quedó en anonimato).
Su construcción comenzó en 1919 y culminó al año siguiente, bajo el sello de la compañía Roman Bronze Works, de Nueva York.
Inicialmente estuvo ubicada en otro espacio de la universidad, cerca de la Plaza Ignacio Agramonte. En 1927 fue situada en el lugar donde podemos verla hoy. Allí, los arquitectos cubanos Félix Cabarrocas y Evelio Govantes, construyeron un pedestal para emplazarla.
Un año después, en 1928, quedaría terminada la escalinata y con ella, el paisaje perfecto para recibir a los estudiantes, cada año.
Por única vez, a los 16 años, Feliciana Villalón y Wilson posó para que un artista perpetuara sus rasgos en una de las más conocidas esculturas habaneras. Hija del ingeniero José Ramón Villalón y Sánchez, coronel de la Guerra de Independencia, y María Wilson Miyares