En mí opinión, el mejor pianista de CUBA y uno de los mejores del Mundo en la a

2


En mí opinión, el mejor pianista de CUBA y uno de los mejores del Mundo en la actualidad…..

Por. Henry Puente.

Aunque sé que no son correctas las drásticas categorías y mucho menos las parcializaciones, por está vez me atreveré a decir que consideró a Jorge Luis Prats el mejor pianista de Cuba y uno de los mejores del Mundo en la actualidad, no ignoró que disgustaré a muchos con esté radical comentario, pero en verdad es mí conciencia la que habla.
Toda la vida de Prats cabe dentro de un piano, muy lejos de manierismos, caras diabólicas, histriónicas y melodramáticas bastante ridículas, que otros pianistas cubanos utilizan para tocar el piano, para de ese modo poder disimular sus graves defectos técnicos, asimismo, escoger solo un repertorio fácil de complacencia al público u otros falsos trucos y menesteres pianísticos, con la única intención de ser mediatizados por la prensa o la televisión, músicos mediocres, los cuáles en algún momento parecería o tenían algo de talento, que más tarde se estropearía por la simple razón y deseo de convertirse, en más que tocar una correcta musica, en artistas famosos, para de está forma obtener privilegios, junto a una acomodada y buena vida, sinceramente, a esos los considero pianeros, nunca pianistas.
Se puede decir, sin miedo a las palabras, que Jorge Luis Prast es, de un extremo al otro del teclado, un magistral pianista, esté cubano sabe hacer las cosas como nadie, o tal vez como tantos otros a los que ha sumado a su sensibilidad, esto puede parecer una paradoja, pero no lo es. Desde sus inicios, Cuba ha tejido una historia rica en artistas supremos en ese instrumento, como Nicolás Ruiz Espadero, Ignacio Cervantes, Ernesto Lecuona, Jorge Bolet y, en Jazz, Chucho Valdés. Por eso Prats se eleva por encima de ellos como guía para la continuidad en un ejercicio tan respetable.
Una muestra de su excepcional interpretación al piano tuvo lugar en un concierto en Charleston, Carolina del Sur (EE. UU.). Allí llegó acompañado de música de Chopin y Debussy, pero también de Granados y del cubano Andrés Alen.
Desde mucho tiempo atrás no vive en Cuba, no obstante, dentro y fuera de la isla, Jorge Luis Prats se ha hecho extremadamente famoso. Comenzó a hacerlo nada más dejar Cuba en 1977, para participar, nada menos, en el más exigente y prestigioso Concurso Internacional de Piano que se conozca, el “Marguerite Long de París”, dónde, además de obtener el primer premio, otorgado por un jurado con votación unánime, sumó los premios “Chevillon”-“Bonnand y Ravel”, para la mejor interpretación de la partitura del gran compositor francés.

En un artículo, que fotocopie, escrito por Alejo Carpentier sobre su éxito al concursar en París, el gran novelista y exigente musicólogo decía:

“Es un magnífico representante de la generación artística de grandes músicos, los que siempre quedan en la historia universal, aunque aún joven, encuentra perfección desde la primera expresión al sentarse al piano, utilizando todo el estímulo y apoyo necesario para el desarrollo y afirmación de su brillante personalidad.
Jorge Luis Prats ha respondido en arte y ética a un anuncio tan temprano de leyenda, con él también estamos confirmando que el talento es fruto de una genialidad y conciencia muy larga”…….