HomeTodoy Con el decursar de los años, la historia tiende a contarse diferente,...

y Con el decursar de los años, la historia tiende a contarse diferente, y en – Nostalgia Cuba


y

Con el decursar de los años, la historia tiende a contarse diferente, y en ocasiones, hasta sus protagonistas ignoran la verdad…

Por. Henry Puente.

La verdad junto a la justicia, a veces tambalean ante la mentira repetida, y como expresó un famoso filósofo del siglo XIX, Arthur Schopenhauer, razonamiento preferido por innumerables políticos…..
*Repite algo no cierto muchas veces, que con el transcurso del tiempo se convertirá en una falsa verdad*

Existe mucha falacia por parte del canta-autor Silvio Rodríguez relacionado en ¿ Cómo conoció a Luisa María Güell y lo que verdaderamente en un momento dado la inmensa cantante significó para él ?

Sus respuestas cambian según el entrevistador, el país, la ocasión o el motivo por lo cual es interpelado. Acabó de leer lo expuesto por Domingo Fiallo, quién siempre tiene por mi parte un 100% de credibilidad, absolutamente, nadie como él, conoce todo lo sucedido en torno a la vida y carrera de la grandiosa artista, de ahí que garantizó, que todo lo expuesto por su parte, una y otra vez, es la auténtica y verídica historia, la genuina intérprete Luisa María Güell, tiene a su fiel biógrafo asegurado, ya quisieran otros personajes de la escena mundial contar con alguien tan conocedor y verás.

Ahora intentaré romper la leyenda histórica, llena de inexactitudes, con relación a tres famosos del escenario, por lo menos, contar lo que sé, presencié y viví, sobre Luisa María Güell, Silvio Rodríguez y Pablo Milanés.

No es cierto que Luisa María Güell y Silvio Rodríguez se conocieron en 1967 en la despedida de la gran e inolvidable Ela O’ Farrill, como él falsamente argumenta, desde mucho antes esto había ocurrido, con exactitud a principios del año,1966, fue la fallecida actriz Maritza Rosales, amiga de ambos y quién tuvo cierto romance amoroso con el mencionado Silvio Rodríguez, quién los presentó, la colosal actriz había interpretado, junto a Luisa María, una obra teatral nombrada “La reina muerta” dirigida por el prestigioso director televisivo Carlos Piñeiro, ellas fueron las protagonistas de dicha pieza obteniendo un resultado apabullante, que en su momento fue muy aclamado por público y crítica, en esa época Silvio adoraba a la Güell, no se limitaba en decirlo, sin tener reparó en reconocer que era su ídolo y cantante preferida por encima de todos los demás, Luisa estaba consciente de ello, aunque en verdad nunca le hizo caso alguno a esa notoria devoción, ni tan siquiera lo tenía en cuenta, mucho menos, estando aún en Cuba, por la cabeza le pasó grabar una canción del ahora famoso trovador. No olvidemos que por esos años ella era la estrella más rutilante del país y él un simple muchacho recién egresado del Servicio Militar que andaba con una guitarra al hombro y apenas era conocido.

La Rosales, quién hasta su muerte nunca negó su aprecio hacía La Güell, aprovechando un ensayo del tele-teatro “La Reina Muerta” que se hacían dentro de un pequeño estudio de la Televisión Cubana, en el que habitualmente salía al aire el programa “Cocina al minuto” pero que también era usado como local de ensayos, situado en 23 y P, Vedado, Habana, para presentarlos, allí se apareció con su guitarra, sucedió que al terminó del ensayo actoral, todos se sentaron para escucharlo cantar, a pesar, que casi nadie lo conocía y su mayor propósito era ser escuchado por Luisa María, en ese momento ya convertida en un ídolo nacional.

El hecho transcurrió sin trascendencia, todos los presentes estuvieron muy agradables, a pesar que Silvio estuvo hablando mucho sobre sus canciones, Luisa no demostró interés alguno, incluso, subrepticiamente, le propuso cantará una composición suya, hoy completamente olvidada, nombrada “Mientras tanto”, sin que la bella cantante mostrará deseos de hacerlo.

Más tarde, ya Silvio conocido en todo el Mundo, le hicieron una entrevista (la cuál vi) con relación a la obra autoral de Teresita Fernández, quién había sido su amiga, no con la intimidad que siempre él declara, ya que Teresita, aunque siempre fue discreta al hablar sobre Rodríguez, no lo admiraba en demasía, no obstante, en alguna que otra ocasión alternaron, siendo real que hasta compartieron el mismo escenario. Durante la entrevista conllevaba imprescindible mencionar “Cuando el sol” ya que sin la menor duda, fue está composición de Teresita, grabada por Luisa María en 1965, la cual además es el título de presentación de su primer disco de larga duración, quién pondría a la canta-autora en el panorama musical cubano, antes de esté suceso, solo había sido una trovadora poco conocida que animaba las noches del club “El Cóctel”, igualmente situado en 23 y N, Vedado.

Al preguntarle la periodista a Silvio, esté con exactitud, de manera muy superficial, frívola y despectiva respondió:
(Palabras exactas)
Yo conocí a Teresita Fernández gracias a una cantante de moda de aquel entonces, la cuál no recuerdo muy bien su nombre ( no queda de otra, hay que reírse de la inapropiada deshonestidad de Silvio Rodríguez ja,ja,ja) ya sé (de momento recordó) se llamaba Luisa María Güell. En ese momento se voltea de la cámara con mucha sorna pretendiendo interpelar a su entrevistadora, preguntándole ¿ Qué se hizo de ella? No sé – No sé- creo que se fue del país ( siguió diciendo) aunque la recuerdo muy mal, me parece tenía una voz preciosa y le cantó ese tema a Teresita…Solo resta preguntarle con respeto ¡ Por favor Silvio ja,ja,ja ! ¿ Hasta dónde puede llegar la inmodestia, ignominia y el irrespeto ?

Confieso, que entre muchísimas, es una de las falsedades más grandes que ha dicho Silvio Rodríguez, no solo porque era la cantante más famosa de Cuba, si no también porque me consta, cuánto la idolatraba y cuánto le corrió detrás para que le grabará un tema. Por supuesto, deviene obvio, que aquellas declaraciones reflejan quién es y lo que representa, quedando claro, el artista politizado que resulta, sin demeritar su gran obra, la cual ostenta una bellísima poesía con magníficas composiciones, un hecho innegable.

Con relación a la historia de Pablo Milanés con Luisa María Güell, existen otras aristas, es cierto que mantuvieron cierta amistad, ella le grabó un tema, “Estás lejos” cuando nadie sabía de la existencia del artista, esté se incluiría en un disco, el cual, por la parte cubana, su principal objetivo era difundir a la cantante por Europa, proyectó que no se llevó a cabo, pues La Güell muy pegado a esta intención renuncia a todos sus derechos y decide emigrar convirtiéndose inmediatamente en una proscrita para la cultura cubana.

Todo esto ocurrió cuando aún Milanés pertenecía al cuarteto “Del Rey”, al punto, que en ocasiones planearon proyectos juntos que no vieron la luz, tal vez pocos conozcan, que en su primer disco, que ya con anterioridad mencione, Luisa grabó un tema llamado “Mi Balada” compuesto por Alfredo Pérez Pérez, el cual musicalmente está sustentado por un coro de cuatro voces masculinas que por momentos se acoplan a su voz, pues una de ellas es la del archiconocido Pablo Milanés y el resto la de los integrantes de dicha agrupación.

Nada, que con el tiempo, la historia se tergiversa y cada cuál la cuenta a su manera, forma e intereses personales, en ocasiones muy alejada de la verdad….



Most Popular