¿Sabias Que? Casi todos los productos de aseo se producían en Cuba.

37

¿Sabias Que? Casi todos los productos de aseo se producían en Cuba.
Para empezar, antes de que los Castro asaltaran el poder en 1959 y comenzaran la guerra contra EE.UU., al confiscar propiedades estadounidenses por valor de 1,800 millones de dólares, en Cuba se producía la inmensa mayoría de los productos de aseo, limpieza e higiene que se consumían. No había que importarlos. Varias grandes fábricas habaneras, Crusellas, Sabatés (fundadas en el siglo XIX) y los Laboratorios Gravi entre ellas, se encargaban de producirlos. Crusellas (800 trabajadores) estaba asociada con la compañía estadounidense Colgate-Palmolive, y Sabatés con Procter and Gamble. Crusellas producía en la isla los jabones Candado, Palmolive y Hiel de Vaca, la pasta dental Colgate; el limpiador Ajax; Kolonia 1800 y Myrka; agua de tocador Rhum Quinquina (para el cabello); agua de violetas Lavanda; champú Halo Colgate, así como desodorantes, brillantina, polvos y talcos.

Había además en el mercado cubano los detergentes FAB, Tide, Ace y Lavasol, los jabones Rina, Camay, Heno de Pravia, Suave, Oso, Tornillo, Llave, Elsa; Glostora (para el cabello), la pasta dental Gravi, y otros productos de alta calidad elaborados en Cuba. Sin contar los importados.

Quienes tienen más edad, como yo, recordamos, con musiquita y todo, muchos comerciales en la TV y la radio. Además, Cuba estaba entre los líderes de Latinoamérica en técnicas publicitarias. Recuerdo bien aquello de “Ponga el Oso a trabajar”, “Rina es duro, duro de verdad”, “Jabón Camay, embellece desde la primera pastilla”; la “sonrisa Colgate”, “Jabón Candado, con pirey y fuerza blanca”; “El nuevo Ajax, limpiador perfumado”; Lavasol da blancura de sol”, “Ace hace de todo”, y muchos otros.

Por Roberto Álvarez Quiñones.