LA HISTORIA DETRAS DE LA IMAGEN.

36

LA HISTORIA DETRAS DE LA IMAGEN…

En esta mansión ubicada en la calle D # 657 entre 27 y 29, en el Vedado, residió los últimos años de su vida y fallece en ella, Doña Amalia Simoni Argilagos, viuda del insignie patriota, el Mayor General Ignacio Agramonte y Loynaz. Residió en ella desde los primeros años de la República, junto a su hija Herminia, casada con Graciano Betancourt Castillo, propietarios de esta bella mansión, y sus nietos Oscar y Eugenio. Afortunadamente el centenario inmueble se conserva en buen estado (actualmente es una dependencia de la UPEC), pero no posee una placa que identifique este suceso. La historia de amor y fidelidad a la causa independentista de Cuba, de Amalia e Ignacio, es una de las reliquias más hermosas que atesora el alma cubana. Patriota a carta cabal, prestando servicios en hospitales de campaña durante la Guerra de los Diez Años, a Doña Amalia la arrestan por su colaboración insurrecta y aprovechando su vinculo con el Mayor, le conminan a que le escriba para que abandone la lucha, como un rayo, les responde: “Primero me dejo cortar una mano, antes que escribir a mi esposo para que sea un traidor”. Tiempo después, este lance, hace exclamar al Apóstol de nuestra independencia: “ ¡Fáciles son los héroes con tales mujeres!". Debe emigrar a New York en aquellos años turbulentos, por exigencias del Mayor y ya embarazada de Herminia. Regresa al Camaguey luego de la paz del Zanjón, y para cuando estalla la Guerra Necesaria, tiene que volver a emigrar, su ejemplo y patriotismo, la hacen muy peligrosa para los colonialistas españoles. Tras la guerra e instaurada la Republica, se traslada a vivir con su hija Herminia a esta residencia. Le proponen ayuda económica por ser la viuda del Mayor, y tajante la rechaza: “Mi esposo no peleó por dejarme una pensión, sino por la libertad de Cuba”. El 23 de enero de 1918, se reclinó en el sofá y le pidió a Herminia (gran pianista y compositora) que le tocara al piano a su admirado Chopin. En ese sosiego, fallece a sus 75 años.

Publicado por Benito Germán Peña Galves en Fotos de La Habana