Frente al monumento a José Miguel Gómez, en la Avenida de los Presidentes entre

30
Frente al monumento a José Miguel Gómez, en la Avenida de los Presidentes entre 27 y 29, se encontraba el Hospital Municipal de la Infancia. Erigido en 1933, se distinguía por su singular estilo Art Deco, su estructura de hormigón armado, sus pisos de terrazo y sus muros de ladrillos revestidos con piedras de Jaimanitas. Fue el primer hospital pediátrico de la Habana y una de las primeras construcciones hospitalarias modernas que contaba con quinientas camas y un cuerpo de guardia para brindar atención sanitaria a los infantes de toda la Isla.
Dejó de ofrecer servicios a finales de los años 80, y finalmente en el 2014 es demolido.