Don Thomas Estrada Palma, nació en Bayamo, de padres pertenecientes a familias a

13

Don Thomas Estrada Palma, nació en Bayamo, de padres pertenecientes a familias antiguas y acomodadasde la localidad. Siendo aún muy niño perdió a su padre, quedando al exclusivo cuidado de la madre dirigir los pasos del huérfano; trabajo que echó sobre sus hombros la virtuosa Sra. Candelaria Palma, dadas sus actitudes, formaría de el un hombre útil a la sociedad y a la patria. Estrada, abolicionista por principio, se complacia en comprar cuantos esclavos de ambos sexos se le presentaban con esas pretensiones y después de educarlos en la más severa moral, y enseñarles a leer y escribir, los unía en matrimonio, les daba trabajo y habitación y allí vivían en familia. Lo respetaban y querían como un padre al que daban el nombre de Tomasico, cómo era conocido por cuantos tenían el placer de tratarle.
Su carácter bondadoso y afable, su educación esmerada, su trato refinado y la generosidad y desprendimiento de sus acciones, le habían captado la amistad y simpatías de la buena sociedad y una popularidad ilimitada en las clases inferiores.
Era miembro de la logia masónica de Bayamo, su primer cargo en el ejército fue el de secretario del General Donato Mármol. No había situación, por penosa que fuera, que su carácter indomable no resistiera: sólo una vez llego se llegó a abatir, cuando se dejó dominar por un acontecimiento cuyo relato llenará de indignación a los qué leen esto.
Encontrándose en la residencia de la cámara desempeñando sus atenciones cotidianas, recibe la infausta notícia de que los españoles habían capturado a su amada "Yaya" que no obstante sus 80 años había persistido y logrado acompañarle durante 3 años de ruda contienda. El rancho en que habitaba la anciana madre fue asaltado por los españoles, llevándose a la señora Palma de Estrada. Seis días después recibe la nueva de que su madre había sido encontrada. Vuela el hijo a buscarla , aquella heroica anciana había sido abandonada después de 3 días de fatigosas jornadas , la anciana vago sin rumbo por los bosques, manteniéndose con frutas silvestres, hasta que extenuada por el hambre y la fatiga resolvió no caminar más. Un viajero amigo la encontró por casualidad y la devolvió al hijo, infeliz anciana no tuvo fuerzas para resistir la emoción del encuentro y al momento de estrechar los a su idolatrado hijo murió en sus brazos.
Estrada Palma permaneció en la cámara de representantes hasta el funesto movimiento de las Lagunas de Varona, en que creyendo su dignidad ofendida, hizo dimisión de su cargo.
Era de pequeña estatura, delgado, de facciones diminutas, de frente ancha y despejada y de mirada penetrante; de temperamento nervioso. Aunque de no fácil palabra, escribía con estilo correcto y elevado.