CUBA DUELE.

1

CUBA DUELE… 😔😥💔💔💔💔🇨🇺

Te despiertas preguntándote dónde se han ido tus amigos, y aunque sabes la respuesta literal, te rehúsas a pensar que hayan tenido que cruzar mares para ser ¿felices?

Mis amigos se están yendo. No se han ido para ser felices, – casi todos lo eran. Se fueron para llevar una vida más cómoda.

Cuando parte el primero tu educación socialista te impulsa a criticar el “materialismo” que los llevó a marcharse, a preferir la casa y el carro por encima incluso de sus familiares.

Cuando se marcha el segundo lloras un poco, pero estabas preparado, siempre lo recriminaste porque mientras tú crecías con la esperanza de ser un profesional, él crecía con la esperanza de largarse.

Se va el tercer amigo y te vas adaptando. No quieres que se acabe el ron de la fiesta. Sabes que el inicio de los abrazos marcará el fin de una historia de complicidad y hermosos momentos juntos. Ya nada será igual. Pero somos más los que quedamos: son ellos los equivocados.

Mas te preocupas, es inevitable, porque cada día son más los que parten, y mientras te vas quedando solo defendiendo algo que parece indefendible, tus amigos se están yendo.
Los noticieros siguen hablando de política exterior, y mientras tanto, mis amigos se están yendo.

Las universidades siguen graduando alumnos que irán a trabajar a una cafetería por la mañana y pasarán sus tardes en Internet buscando becas o visas, y nadie lo nota. Y mientras tanto mis amigos se están yendo.

Los que llegaron a sus puestos con el espíritu de comerse el mundo, se sientan de 8 a 5 en su buró sin contenido laboral. Y nadie les da alas, nadie les dice que son necesarios. Y mientras tanto, mis amigos se están yendo.

Sigues luchando, porque crees que la gente preparada a tu alrededor merece más, pero ves que las cosas para ellos se tornan cada vez más difíciles. Y mientras tanto, mis amigos se están yendo.

Oyes una y otra vez el discurso que te parece que cambiará las cosas, pero no las cambia, y mientras tanto, mis amigos se están yendo.
El mundo se vuelve ríspido con los viejos y Cuba se torna árida para sus jóvenes. Y mientras tanto, mis amigos se están yendo….

Un día te descubres hablando con todos tus amigos a través de un chat. Ellos están reunidos en otra orilla y llaman para saludarte. Y te preguntas si eres tú la equivocada, si hiciste bien al crecer añorando una profesión que apenas ejerces. Te preguntas qué carajos pasa con este país, que no es capaz de hacer que la gente tenga algo de comodidad. No consigue conservar siquiera a jóvenes que ya son felices. Te atormentas, te relajas, te entra la melancolía, los extrañas…. y mientras tanto, mis amigos se están yendo. “Me preguntan si me quedo”.

AutorAnónimo