Hola amig@saquí les regalo esta Maravillosa colección de Bellas imagenes so

20

Hola amig@s🙋‍♂️aquí les regalo esta Maravillosa colección de Bellas imagenes😍 sobre el desaparecido😪 MERCADO DE TACÓN (mercado del vapor o plaza del vapor de la Habana🍌🍍🥑 quien se encontraba ubicado en el área que hoy ocupa el PARQUE DEL CURITA , sin más:👇

Aquí les regalo una exelente descripción histórica del mismo.👌

La historia de los mercados públicos en La Habana tiene sus inicios en la Plaza de San Francisco, muy cerca del convento de igual nombre, lo que no fue muy aceptado por los religiosos que vivían y hacían sus prédicas en dicho templo.
Muchas fueron las presiones que ejercieron para lograr el traslado de estos mercados hacia la Plaza Vieja (en aquella época conocida como nueva) y la del Cristo.
Es válido significar que por mercado público se entendía una gran aglomeración de tarimas, o diversos tipos de mesas, donde los vendedores exponían sus productos a la venta, nada de edificios o instalaciones construidas con este propósito.
Pero el crecimiento de la población, y por ende de la actividad comercial, dio origen a varios mercados y entre ellos el que nos ocupa: el de la Plaza del Vapor.
Estaba ubicado en la manzana comprendida entre las calles de Reina, Dragones, Águila y Galiano, donde sin ningún tipo de organización y para satisfacer a los clientes de aquella zona, se establecieron numerosos vendedores de abastos que ofrecían sus productos en las más increíbles tarimas o casillas de madera, montadas sobre ruedas.
Miguel Tacón, gobernador general de la Isla, quiso dotar a aquella zona habanera de un mercado digno de ella. Manuel Pastor quien se encargó del proyecto, concibió un inmueble de dos plantas con una extensión aproximada de 85 por 120 metros, con galerías cubiertas y sostenidas por columnas de piedra, que por su diseño y facilidades no tenía nada que envidiar a los existentes en la Metrópoli por aquel entonces.
Su nombre real fue Mercado de Tacón, para, en un acto de pura adulonería, honrar a “tan distinguida figura”, aunque, por existir en el costado de Galiano una fonda cuyo propietario (otro célebre personaje llamado Pancho Marty), había pintado en una pared un llamativo cuadro donde se podía apreciar al Neptuno, primer barco de vapor que realizara viajes entre La Habana y Matanzas.
El imaginario popular le dio el apodo de Plaza del Vapor, nombre con el que aún hoy, los que peinan canas, nombran a lo que es en la actualidad el Parque del Curita.
En 1836 fue reconstruido íntegramente, dando lugar a una edificación de considerable tamaño y elegancia, distinguido por sus sólidas armazones de hierro en el patio central y por sus grandes arcos, alta bóveda, bellas paredes y una grandiosa portada por la calle Galiano.
En la madrugada del 7 de septiembre de 1872 un incendio arruinó el inmueble, por lo que se construyó uno temporal en el actual Parque de la Fraternidad.
Dos años más tarde, la Junta de Obras Públicas aprobó edificar uno nuevo, en el sitio que ocupara el destruido, con el nombre oficial de Plaza del Vapor.
Su construcción fue encargada esta vez al arquitecto Rayneri Sorrentino y el sistema de viga y losa empleado, resultó una novedad, desde el punto de vista técnico, en la Habana de la época.
En 1918 dejó de ser mercado y los vendedores se instalaron en los terrenos de lo que había sido la estación de trenes de Villanueva, lugar donde posteriormente se edificaría el Capitolio, por lo que tuvieron, posteriormente, que ser trasladados al Mercado Único de Cuatro Caminos.
Fue entonces que en la Plaza del Vapor se desmantelaron las estructuras metálicas del patio, lo cual posibilitó ganar una amplia área, donde se podían llevar a cabo juegos de béisbol y balompié.
Vale destacar que en aquellos juegos de pelota organizados en su patio central, participaba el Deportivo Tacón, equipo de la barriada, que contaba con una increíble aceptación porque en él jugaba Eulalia González, más conocida por Viyaya, una residente de la Plaza del Vapor que jugaba la inicial como cualquier consagrado.
Pero con el tiempo la plaza volvería a retomar sus funciones, aún cuando en sus amplios portales siempre existió algún tipo de venta, pues existían pequeños establecimientos como barberías y donde además podían adquirirse frutas, pescado freso, zapatos, ropas y sombreros, entre otras cosas y donde además en las noches, no era difícil encontrar merodeando por sus alrededores, vendedoras de caricias para, en muchos casos, poder solventar sus necesidades personales y familiares. Los pisos superiores fueron destinados a unas 200 viviendas.
Pero si por algo se caracterizó fue, por llegar a ser, el mayor expendio de billetes de toda la Isla, pues se estima que en sus instalaciones se vendía, aproximadamente, el 50% de los boletos que semanalmente eran emitidos por la Renta de la Lotería Nacional.
De su demolición existen varias versiones, la más difundida es que se pensó construir un gran edificio de apartamentos que devino en un parque que abarca toda la referida manzana y que lleva el nombre de Sergio González “El Curita”, quizás porq este laboró en una pequeña imprenta instalada en la Plaza del Vapor, donde se imprimió de manera secreta la primera edición de La historia me absolverá.
Para el llamado parque se sabe que se han planeado varios proyectos, pero el más concreto y que ha perdurado en el tiempo casi desde su creación, ha sido el de parqueo, aún cuando por la década de los 60 y en tiempo de carnavales, funcionó como plaza bailable, junto con el Parque Maceo, el Anfiteatro de Marianao, la Plaza Roja y otros.
Al final lo que quedó de la Plaza del Vapor es un parque de la ciudad del cual lamentablemente pocos conocen su maravillosa historia .