Hola amig@sa proposito q este año se cumplen 100 años de las llamadas vacas

7

Hola amig@s🙋‍♂️a proposito q este año se cumplen 100 años de las llamadas vacas gordas de los años 20s 💵💶💰💸aquí les regalo esta ESPECTACULARRRR publicación 👌titulada:👇

LAS VACAS GORDAS Y LA DANZA DE LOS MILLONES DE LOS AÑOS 20 CUANDO LA RIQUEZA, EL GLAMOUR Y EL DERROCHE PRIMABA EN NUESTRA MARAVILLOSA CUBA 🇨🇺DE OTROS TIEMPOS 😍

NOTA : Les adjunte Unas espectaculares tablas q reflejan varios valores como por ejemplo :
👉Las dos primeras corresponden la Zafra de los años 20s
👉Las dos q le siguen corresponden a los años entre el 29 y el 33 época convulsa para el mundo y en cuba para el General y presidente de la republica 🇨🇺 Gerardo Machado pues producto de la crisis mundial se desploman las ventas y caen los precios del azúcar ,situación que aprovecharon los enemigos políticos muchos con tendencias socialistas para desestabilizar el país.
👉y por último(OJOOO)😲😯😮😳 les adjunte un magnífico resumen de precios de muchos alimentos en cuba entre los años 1937 -1951

Las llamadas Vacas Gordas o la Danza de los Millones. Un recuerdo tan añejado en el tiempo que apenas nadie la menciona. Vamos a dedicarle un artículo al asunto.
Como consecuencia de la Primera Guerra Mundial la producción azucarera europea disminuyó enormemente y pronto Cuba se convirtió en la principal abastecedora de azúcar en el mundo. Como es lógico, el precio con que se cotizó el producto fue muy bueno entre los años 1917 – 1919.
La colaboración fundamental de Cuba hacia la causa aliada consistió en vender azúcar a los EE.UU. a un precio prefijado de 4.60 cts. la libra para la zafra de 1917 – 1918. A fines de 1919 el azúcar fue liberado del control de acuerdos entre EE.UU. y Cuba, anunciándose además su escasez en el mercado.
El azúcar llegó a alcanzar un precio de 22 cts. la libra en mayo de 1920. La Isla vivió una etapa nunca igualada de enriquecimiento: la Danza de los Millones. La riqueza del país era enorme. Todos los valores subieron, desde las colonias de caña hasta la manteca que llegó a cotizarse a peso la libra.
La riqueza se mostraba a diario con desenfado. El famoso tenor Enrico Caruso llegó procedente de Nueva York, EE.UU., contratado por el empresario teatral Adolfo Bracale por 10 000 dólares en cada función, y haría 10. Su debut fue todo un acontecimiento. Ocurrió el día 12 en el Teatro Nacional, con ‘Marta’, de Friedrich von Flotow. El elenco estaba a la altura de tamaña personalidad.
Estos años estimularon la presencia del cinematógrafo. En 1919 en la capital existían cuarenta y dos salas de cine y unos trescientos en toda la Isla. La gran mayoría de las películas que se exhibieron eran “americanas”. León Primelles menciona cincuenta y un títulos de esa nacionalidad. Las pantallas cubanas mostraban a actores y actrices como Mary Pickford, Charles Chaplin, Douglas Fairbanks, Priscila Dean, Gloria Swanson y Lionel Barrymore, a los que pronto se sumó Rodolfo Valentino. Aunque también se estrenó la película cubana “Los matrimonios Salvavidas”, que recreaba la ola de casamientos que se desató para evadir el servicio militar obligatorio.
En la música se produjo una mayor presencia de los ritmos de origen estadounidense por medio del one step, two steps, fox trot y otros, además de la entrada del formato de jazz band en las orquestas cubanas.
Por el Paseo del Prado en La Habana circulaban cientos de nuevos coches, como si fuera la "Fifth Avenue" de Nueva York, y según el “Wall Street Journal” del 28 de junio de 1920, en su mayoría eran de alto precio. Marcas como Pierce-Arrows, Packards y Rolls-Royce resultaron comunes en nuestras calles.
En dicha publicación encontramos el siguiente comentario:
“…el cubano es a la vez un buen gastador y sin dudas también un buen jugador, cuando tienen fondos. Se hace evidente en los hipódromos y los casinos donde muchos que arriesgaban solo $10, ahora apuestan $ 1.000 sin inmutarse. El Casino en La Habana y el juego oficial de Jai Alai son muy frecuentados…”.
Si en 1916 circulaban en La Habana 4 700 automóviles, “más que en Madrid y Barcelona juntas”, (según nota publicada en el periódico “El Mundo” de Madrid), para noviembre de 1917 en un informe del Ministro de Cuba en Washington, Carlos M. Céspedes, aseguraba que La Habana disponía de 5 000 automóviles ¡solo de alquiler!
Para julio de 1920 ya circulaban en La Habana más de 10 000 automóviles y 400 tranvías.
En el caso de los teléfonos instalados el servicio se incrementó. Estos aumentaron en 1919, con respecto al año anterior, de 27 331 a 29 840, en enero de 1920.
La guerra mundial, sin embargo, había finalizado y la producción azucarera europea comenzó a restablecerse, por consiguiente, sucedió algo que ni financieros, ni industriales habían previsto, empezó a decaer el precio del azúcar.
El cuadro que se ofrece en la publicación permite apreciar la evolución del precio del azúcar en New York en 1920 y la catástrofe ocurrida, ya no tanto por el bajo precio con que se cotizaba el azúcar, sino, porque todas las operaciones relacionadas con la producción azucarera se habían hecho sobre la base de precios altos.