HomeTodoHola amigos Hab铆a finalizado ya la Guerra de Independencia y,...

Hola amigos Hab铆a finalizado ya la Guerra de Independencia y, en su residenci

Hola amigos 馃憢
Hab铆a finalizado ya la Guerra de Independencia y, en su residencia de la Quinta de los Molinos, el General en Jefe M谩ximo G贸mez, reci茅n llegado a La Habana, recib铆a la visita de un grupo de combatientes que quer铆a presentarle su respeto. Una mujer avanzaba en la fila. Tendr铆a unos 40 a帽os de edad y no era precisamente bella, pero s铆 muy atractiva. Al reparar en ella, G贸mez se volvi贸 con discreci贸n hacia uno de sus ayudantes y pregunt贸 casi en su susurro: 驴Qui茅n es esa se帽ora con tantas estrellas?

Era Adela Azcuy y luc铆a los grados de capitana del Ej茅rcito Libertador. A lo largo de nuestras gestas libertarias, la mujer cubana prob贸 su arrojo y entereza en la emigraci贸n y en la manigua. No solo recab贸 fondos y medicamentos para la lucha y confeccion贸 los uniformes de los libertadores, sino que tuvo un papel destacad铆simo en la atenci贸n de los hospitales de sangre, como abanderada y mensajera. Muchas de ellas se negaron a aceptar los lugares que se les asignaron en la impedimenta de la tropa, y reclamaron un puesto en la l铆nea de combate.

Adela no fue solo una de ellas. Fue al parecer la primera en hacerlo en la Guerra del 95. Estaba preparada para la revoluci贸n. Sab铆a manejar las armas, montaba bien a caballo y ten铆a vastos conocimientos de farmacia y medicina. Al frente de una partida de 12 hombres se alz贸 en armas el 14 de febrero de 1896 para incorporarse a la tropa volante de Miguel Lores, capit谩n proveniente de la columna invasora de Maceo.

No demor贸 el coronel Antonio Varona en citarla a su presencia para comunicarle que resultaba imposible acceder a su pretensi贸n de incorporarse al servicio activo de las armas. Ordenanzas militares vigentes lo prohib铆an y no se registraba hasta ese momento alistamiento femenino alguno. Insisti贸 Adela; lo hizo con tanta vehemencia que gan贸 las simpat铆as de los combatientes. El mismo coronel se sensibiliz贸 y la admiti贸 en la tropa como parte del Servicio Sanitario, pero no como soldado. Tres semanas despu茅s era ascendida a subteniente de Sanidad y no por eso dej贸 de insistir, con una brusquedad siempre tolerada por sus jefes, que le se permitiera entrar en combate.

Junto a Antonio Maceo hizo Adela Azcuy la etapa final de la Invasi贸n. Particip贸 en re帽idas acciones como las de Loma Blanca, El Guao, Loma Pa帽uela, Montezuelo, Cacaraj铆cara鈥 芦Valiente, entusiasta y arrojada 鈥攅scribe el investigador Armando O. Caballero鈥, le gustaba figurar en la l铆nea de fuego鈥 y no pocas veces combat铆a como tirador frente al enemigo, sin que dejara de tomar parte como soldado de caballer铆a en violentas cargas al machete禄.

Adela hab铆a estado casada, en primeras nupcias, con un camag眉eyano apuesto y amable y de definidas ideas separatistas. Era licenciado en Farmacia y juntos montaron una botica en Vi帽ales. El hombre muri贸 y Adela volvi贸 a casarse, esta vez con un espa帽ol, tambi茅n farmac茅utico y que hab铆a sido ayudante de su anterior esposo. Ten铆an ideas radicalmente contrarias con relaci贸n a la independencia de Cuba, pero el matrimonio prefer铆a no enarbolarlas para no romper la tranquilidad hogare帽a. Esa paz hizo crisis cuando, a partir del 24 de febrero de 1895, cada uno comenz贸 a mostrarse como lo que era. Mencion贸 Adela su intenci贸n de irse a la manigua insurrecta, y 茅l, burl谩ndose, respondi贸 que no era ella capaz de matar a un pollo. No se hab铆an apagado a煤n las risotadas del marido cuando la mujer, rev贸lver en mano, le dispar贸 sin acertar. Ese mismo d铆a decidieron cerrar la botica y se separaron. Coger铆an caminos diferentes. Ella sali贸 rumbo a Hoyo Colorado, a unirse a los mambises; 茅l se alist贸 en el Ej茅rcito colonial, donde permaneci贸 hasta la derrota espa帽ola.
Fuente: Ciro Bianchi

Most Popular