De los tres nobles humildes, el de mayor jerarquía era Valeriano I, Emperador

14

De los tres nobles humildes, el de mayor jerarquía era Valeriano I, Emperador del Mundo. Vestía con orgullo un viejo y estropeado uniforme del Ejército con entorchados, regalo de un anciano militar retirado. En su pecho brillaban varias medallas que algunos guasones de su ocasional y festiva corte le colgaban en la pechera para seguirle la corriente. El verdadero nombre de este simpático personaje era Antonio Álvarez Valeriano y paseaba por el Parque Central, la plazuela de Albear, el Parque Zayas y el Paseo del Prado, que consideraba los jardines de su imaginario palacio.

Cuando en esos lugares Valeriano I veía un grupo de personas se subía a un banco o cualquier otra altura que hubiera cerca e improvisaba un enredado discurso presentándose como el Emperador del Mundo y narrando en un lenguaje desordenado sus ilusorias entrevistas secretas con el Papa, el Secretario General de la ONU, Einstein y otros personajes que le se ocurrían para poner paz en el mundo, hermandad entre los hombres y sus diferentes razas, comida para todos por igual y cura a los enfermos. Pero cuando más trataba de explicar su sueño, sus palabras se convertían en un galimatías que nadie trataba de entender y comenzaban los aplausos, los hurras y ocasionalmente algún tonto inhumano que pretendía ser gracioso le lanzaba agua de una lata o un cartucho con harina haciendo blanco en su anticuado uniforme. No todos se burlaban de él, algunas personas instruidas que pasaban casualmente por allí se detenían para escucharlo con atención y lo defendían cuando veían que la claque convertía las jaranas en abusos.

Ver post actual