Como en La Habana carecíamos de camellos, fueron los caballos y mulos los primer

19

Como en La Habana carecíamos de camellos, fueron los caballos y mulos los primeros medios de transporte utilizados por los capitalinos. Luego se generalizaron las llamadas sillas volantas, que no eran más que unas cajas cerradas con barras largas y tiradas por esclavos.

Hacia la tercera parte del siglo XVll comenzaron las volantas, tiradas por un caballo y con dos grandes ruedas.

A principios del siglo XlX aparecieron los quitrines, que permitían mediante un fuelle cubrir o descubrir el vehículo a voluntad del pasajero y por tanto ser utilizados aún en días lluviosos. Ya en 1838 rodaban por nuestras estrechas calles más de cuatro mil carruajes, además de los medios colectivos.

Las volantas y quitrines se fueron sustituyendo por los actuales coches, muchos más cómodos, que aún recorren ciudades como Bayamo y Cárdenas, aunque también en La Habana la agencia San Cristóbal, de la Oficina del Historiador de la Ciudad, alquila estos vehículos.

No fue hasta terminando el siglo XlX cuando la ciudadanía, asombrada, vio algo increíble, un coche que caminaba sin caballos mulos ni chivos, y algunos huían despavoridos. Se trataba del primer automóvil, un auto francés de la marca La Parisiense, que alcanzaba la increíble velocidad de doce kilómetros por hora.

Ver post actual