Home Todo y “EN CUBA” Una visitó la isla en más de una...

y “EN CUBA” Una visitó la isla en más de una ocasión, la otra nunca pudo.

6

y

“EN CUBA” Una visitó la isla en más de una ocasión, la otra nunca pudo.

Probablemente sea la rivalidad más intensa de dos divas del siglo XX, algo perdurable hasta el día de hoy.

Por. Henry Puente.

¿ Quizás pocos sepan que María Callas estaba programada para cantar en Cuba en 1959 ? Esto sería en el teatro Auditórium contratada por la institución más famosa de la época PRO-ARTE MUSICAL, pero al final no asistió, la poderosa y rica directiva adoraba a la italiana Tebaldi y no a la griega Callas, usando subrepticiamente su poder económico y preferencial para que esto fue así.
No existe la menor duda de que durante el siglo XX las divas más famosas de ópera en todo el Mundo fueron, María Callas y Renata Tebaldi, su descomunal fama, junto a su extrema publicidad llegó a límites insospechados, el asunto de sus discordias, casi se convirtió en una película dramática Hollywoodense.
Antes del arribó de la Revolución Cubana, todas las grandes estrellas del planeta visitaban Cuba, por el jardín cultural de la isla pasaron los más eminentes pianistas, prestigiosos actores, célebres directores, brillantes bailarines etc. Más tarde, desafortunadamente, esté fabuloso sendero de gloria y cultura llegaría a su fin.
En 1976 La Scala de Milán despedía de los escenarios a la cantante de ópera Renata Tebaldi, considerada por muchos ” La voz de Ángel ” por otros ” La voz más bella existente en la Tierra” era el mismo templo del bel canto que había visto nacer a la colosal diva tres décadas atrás. Renata Tebaldi viajó por todo el Mundo demostrando que era una de las grandes de la lírica, llegando incluso a enfrentarse abiertamente a otra cantante inmortal, Maria Callas, nombrada ” La Divina “, al punto, que muchos especialistas aún la tienen como referencia musical, exponiendo, que la opera hay que catalogarla como ” Antes de Callas y después de Callas”.
En 1947, cuando la carrera de Tebaldi estaba empezando, coincidió en Verona con Maria Callas, ambas cantantes tendrían en la Scala su trampolín a la fama mundial, no es de extrañar que cuando la Callas llegó a Milán a principios de los años 50 y Renata llevaba ya un tiempo afianzada en la ópera milanesa el choque de egos tuviera lugar encima y detrás del escenario.
El supuesto conflicto entre ambas cantantes ha sido puesto en duda por quienes vieron en sus disputas una mera estrategia de quienes creían que así tendrían mayor publicidad, pero lo cierto es que el tiempo en el que las dos aceptaron cantar en la misma compañía fue más bien breve, a pesar que, ambas fueron grandes estrellas del bel canto incomparables, con técnicas dramáticas y de voz distintas.
Pero resultó tan ácida la confrontación, que durante una entrevista se le achacó a Callas que dijera, al comparar la voz de Tebaldi con la del coñac, que más bien era como la de la Coca-cola, mientras alguien presente gritaba que la de ella era como la del Champán. Días después, en ocasión de otra entrevista, la italiana respondería casi como un presagio- No olviden que el Champán muy pronto se avinagra, mientras la Coca-cola es de mejor sabor, más vendida y gustada en todo el Mundo. Aunque todo parece indicar que lo más terrible no fueron precisamente ellas, si no sus fanáticos o seguidores.
La realidad es que Maria Callas y Renata Tebaldi conmocionaron el mundo de la ópera en la década de los cincuenta y sesenta, ambas eran extraordinarias, ambas estaban dotadas de unas voces privilegiadas, así pues la rivalidad no hubiera debido existir, sin embargo, existió y podríamos decir que aún persiste.
Los cubanos amantes del arte lírico, no estuvieron exento de ésta parcialización, influyendo en forma extraordinaria, aún cuando contaban con el poder adquisitivo para desembolsar las grandes fortunas que exigían las cantantes por presentarse, con el objetivo de que las dos cantarán en La Habana, algo que en su momento evitaron y no hicieron.
El hecho conllevó absurdo y errado por parte de las aristocracia criolla que manejaba esos menesteres, porque como ya he mencionado, siempre prefirieron a la Tebaldi, cuando a fin de cuenta, ambas representaban dos tipos de mujer y, vamos a llamarlas así, de divas absolutamente distintas.
Renata Tebaldi era una mujer impecable, así se presentó siempre, una gran diva internacional siempre elegante y discreta, algunos podían decir que era incluso demasiado perfecta, encarnaba el lujo que la acompañaba siempre.
Maria Callas no era así para nada, empezó siendo una joven sin ningún atractivo físico, algo que cambió radicalmente, todo el glamour que acabó teniendo lo consiguió a base de esfuerzo y sacrificio, la vistieron los grandes diseñadores del Orbe, los más cotizados fotógrafos se disputaban por plasmarla, llegó a ser tan famosa como la más alta luminaria del cine y la alta sociedad consideraba su presencia como un gran privilegio al tenerla cerca.
A Renata Tebaldi la asociamos siempre a la ópera, y casi sólo a la ópera, a Maria Callas, en cambio, se la asocia a muchas más cosas, su vida privada, sus amores y frustraciones llenaron páginas y páginas de todo tipo de revistas y diarios, Renata Tebaldi era contenida y Maria Callas era excesiva, pues casi podríamos decir que, una y otra, eran auténticos fenómenos mediáticos.
Ahora bien, en mí opinión, después de escucharlas muchísimo a ambas, creo que la polémica nunca debió existir, a pesar que demasiada gente se enriqueció con ella, Maria Callas y Renata Tebaldi, o al revés, no debieron entrar nunca en confrontación, nadie debió alimentar tanta discordia y mala intención, de haber sido así, era La Habana, con su vívida otrora majestuosidad de la época, quién ganaba, ya que hubiese podido disfrutar de las dos DIVAS……