Osvaldo Farrés no tocaba ningún instrumento musical y carecía de formación music

21

Osvaldo Farrés no tocaba ningún instrumento musical y carecía de formación musical formal, siendo incapaz de leer o escribir música. Sin embargo fue un gran compositor cubano. Es célebre por sus más de 300 canciones compuestas, especialmente sus boleros que le dieron fama internacional.

Farrés es célebre internacionalmente gracias a las versiones que hicieron de sus temas numerosos artistas de todo el mundo. Tal vez la más popular en el ámbito anglosajón fue la versión de Quizás, Quizás, Quizás que hizo Nat King Cole en 1958 con letra de Joe Davis, que no se ceñía al texto en español. Otra versión célebre de este tema es la que interpretó Sara Montiel en el film Bésame.

Además de los mencionados, otros artistas notables que han interpretado su obra son : Edith Piaf, Cantinflas (En el mar, en el film Sube y baja), Doris Day (Perhaps), Eydie Gorme, John Serry Sr. (Tres Palabras)[4]​ , Pedro Vargas, Chavela Vargas (Toda una vida y Acaríciame) Charles Aznavour, María Dolores Pradera (Toda una vida y Quizás, quizás, quizás), Luis Miguel, Sandro (Toda una Vida y Quizás, quizás, quizás), Luis Miguel (Tres Palabras), América Crespo, Paco de Lucía, Antonio Machín, Celia Cruz, Lucho Gatica, Elio Pinza, Omara Portuondo, Xavier Cugat, Olga Guillot, Bing Crosby, Julio Iglesias, Wilbert Alonzo Cabrera, Luis Miguel, Buena Vista Social Club y otro centenar de músicos e intérpretes.

El tema preferido de Farrés era su bolero Madrecita, dedicado a su madre y que se hizo un tema muy popular en la época, siendo tradicionalmente cantado aún hoy en el día de la madre en muchos países latinoamericanos. Se da la paradoja de que su madre nunca pudo escuchar la canción por estar sorda cuando la compuso en el año 1954.

Prueba de la popularidad de su música, baste indicar que en una peregrinación que realizó al pueblo de Belén, el conductor que le llevaba puso en la radio una versión en hebreo de Quizás. Tras identificarse como el autor, el chófer en un gesto de respeto paró el coche y con un pastor que estaba casualmente en ese lugar improvisaron un dúo de la canción.

Algunos de sus temas más célebres son:

Caminando, caminando, bolero
Ya ves así pienso yo, bolero
Toda una vida, bolero
Tres palabras, bolero
Todo lo diré cantando, bolero
Piensa bien lo que me dices, bolero
No se que voy hacer, bolero
No, no y no, bolero
No me vayas a engañar, bolero
Madrecita, bolero canción
Estás equivocada, bolero
Esta noche o nunca, bolero
Ella es preciosa, bolero canción
Dime si te vas conmigo, bolero
Déjate querer, bolero canción
Chinita chinito, canción rítmica
Acércate más, bolero canción
Acaríciame, canción
Teresa, Guaracha
Un caramelo para Margot
A eso llegarás, bolero
En el mar, bolero son
Imán, canción

Cuando componía, le venía la letra y la melodía a la vez. Cuando tenía la canción la memorizaba, a veces con ayuda de su mujer, y la tarareaba en una grabadora. Posteriormente pasaba la grabación a alguien con conocimientos musicales para transcribirla, con frecuencia su amigo Fernando Mulens que trabajó con él en su programa de radio.

Algunos autores cubanos llegaron incluso a dudar de la paternidad de sus obras ya que ni solía acudir a las reuniones de la Sociedad de Autores ni se le oía interpretar sus obras.

Farrés era amigo de Carlos Prío, el que fuera el último presidente democrático de Cuba antes del golpe de Fulgencio Batista. Prío le pidió un tema musical para su campaña presidencial y Farrés, junto a Tony Fergo, compuso una conga: Ahí viene la aplanadora con Prío adelante y el pueblo atrás. Tras la victoria de Prío en 1948, éste le dijo que le pidiera lo que quisiera por su canción a lo que Farrés contestó: "se la escribí al amigo, no al presidente".

Tras el golpe de Batista y la consecuente revolución y llegada al poder de Fidel Castro Farrés decidió abandonar Cuba: "Tenemos que irnos, esto será un desastre", le dijo a su mujer. Aprovechando un contrato para escribir una zarzuela en España abandonó la isla en 1962 y ya nunca volvió. El régimen cubano le declaró traidor, pese a haberle galardonado anteriormente con la Orden de Carlos Manuel de Céspedes, la más alta distinción que concedía el gobierno. Su casa en La Habana fue saqueada y sus propiedades quemadas en la calle.

Farrés se estableció en West New York, donde vivió el resto de su vida hasta su muerte en 1985. Allí creó su propia productora Osvaldo Farrés Music Corporation que administró la publicación de sus temas en Estados Unidos.

Osvaldo Farrés, nació en Quemado de Güines, Cuba, 13 de enero de 1902 y Murió en North Bergen, Nueva Jersey, EE. UU. 22 de diciembre de 1985 con 83 años mientras disfrutaba de un programa de televisión.

Ver post actual