Todo

No eran fáciles las afeitadas de nuestros abuelos y papás, estas maquinitas se d

No eran fáciles las afeitadas de nuestros abuelos y papás, estas maquinitas se desarmaban y había que sacar una hoja de afeitar de un estuche y ponerla en la máquina y armarla de nuevo,buscar un jabón de afeitar y hacer una buena espuma con una brocha y entonces comenzar la afeitada, y enjuagar bien para quitar el jabón y los pelos de la barba de la maquinita, no era fácil





Related Articles

Back to top button