EL MACHETE MAMBI, PRINCIPAL ARMA DE GUERRA.

1

EL MACHETE MAMBI, PRINCIPAL ARMA DE GUERRA.

No hay acuerdo sobre el verdadero origen del machete. Se especula que proviene del bracamarte, un arma de hoja ancha y un solo filo usada en la Europa medieval y renacentista. También se cree que puede haberse derivado de las armas que usaban los árabes y que los ibéricos conocieron durante la reconquista.

En los barcos de los colonizadores españoles viajaron los primeros machetes que llegaron a Cuba. De las bodegas de provisiones de los barcos pasaron a las plantaciones como herramientas de trabajo.

El machete como arma de guerra en Cuba
En el siglo XVIII se producen las primeras «cargas al machete» en la historia de Cuba. En 1741, los colonos españoles, junto a partidas de negros e indios, usaron estas armas para expulsar a invasores ingleses en el poblado de San Anselmo de Tiguabos. En 1762, el regidor de Guanabacoa, José Antonio Gómez -mejor conocido como Pepe Antonio-, resistió con sus milicianos armados con machetes una nueva invasión inglesa. Esta vez las fuerzas inglesas, más numerosas, lograron llegar a La Habana.

El Ejército Libertador Cubano utilizó machetes como armas durante las Guerras de independencia de Cuba. Se fabricaban en armerías artesanales y en fraguas locales. También los laborantes y los expedicionarios surtieron de armas a los mambises en la manigua. No existió un machete de forma única.

Al terminar las guerras, se contabilizaban más de 20 marcas diferentes de machetes. Estas armas venían de España, Inglaterra, Alemania y Norteamérica. La mocha cañera, o machete cañero, fue el arma de los más humildes, usada sobre todo por antiguos esclavos incorporados al Ejército Libertador.

Tipos de machetes
Los cubanos utilizaron gran variedad de tipos y marcas de machetes durante las guerras de independencia. Fuente: TheMacheteProject.
El machete mambí
Sin duda, fue eficaz el uso del machete como arma por parte del Ejército Libertador Cubano. Ante esto, en 1872, las tropas españolas en Cuba adoptaron el machete como arma complementaria de guerra. La bayoneta pasó a ser en parte desplazada y los oficiales se mantuvieron utilizando el sable.

Los mambises usaban en el combate machetes de un solo filo, muy pesados y largos. Antonio Maceo blandía un machete de 73 centímetros de largo cuando murió en la finca de San Pedro, cerca de La Habana Vieja. Máximo Gómez utilizaba un machete que medía 86 centímetros.

No obstante, José Guillermo «Guillermón» Moncada debe haber empuñado el machete mas grande que tal vez se ha usado en Cuba en la época de las Guerras de Independencia. Guillermón ha de haber tenido un brazo muy poderoso para levantar con agilidad un machete de 130 centímetros.