Cubanas con títulos nobiliarios!!!! No hay nada tan cerca de lo real maravillos

20

Cubanas con títulos nobiliarios!!!!

No hay nada tan cerca de lo real maravilloso como hablar de nobles, caballeros y doncellas de la realeza en Cuba. Aquí, hoy todos somos plebeyos. Sin embargo, mientras la Isla fue colonia española, tuvimos rey y reina. En ese tiempo llegaron desde la península Ibérica duques, marqueses, condes en busca de multiplicar sus riquezas en el Nuevo Mundo; mientras, también estaban los ciudadanos simples que, por contribuir a la Corona, eran
favorecidos con tierras y un nuevo estatus.

En la Mayor de las Antillas existen pocos ejemplos de familias nobles. Las distinciones más comunes son los condes, personas a quienes el rey mostraba su gratitud concediéndole determinadas extensiones de tierras (en la actualidad no se otorga ningún beneficio). Algunos de los condados más famosos fueron los de Jaruco, Bayona y Peñalver.

Cuando triunfó la Revolución Cubana en 1959, estos títulos perdieron valor y a muchos nobles les fueron
expropiados sus bienes. Todos, en algún momento, terminaron por irse del país a un lugar donde pudieran vivir a la altura de sus apellidos.

La siguiente lista reúne a un grupo de mujeres cubanas que, ya sea por legado o por amor, fueron (son) consideradas miembros de la realeza:

Índice

Condesa de Jaruco
Condesa de Merlín
Duquesa de Campo Florido

Condesa de Jaruco
Doña Teresa Montalvo y O’Farrill (1771- 1812) es descendiente de una familia noble: hija del primer Conde de Casa Montalvo, nieta del primer Conde de Macuriges y del IV Marqués de Villalta, casta perteneciente a los progenitores de los Condes de Casa Bayona. Teresa realizó varias obras como la creación del Colegio San Francisco de Sales, de La Habana, el término de la construcción de la iglesia de Jaruco y, además, fue fundadora de la ciudad de Nueva Paz.

Condesa de Merlín

María de las Mercedes Beltrán Santa Cruz y Cárdenas Montalvo y O’Farrill (La Habana, 1789 – París, 1852) viajó con sus padres, los condes de Jaruco, a Madrid, cuando apenas era una niña. Al morir su padre y ante la amenaza de la invasión napoleónica, fue a vivir con su familia a casa de su tío, el general Gonzalo O’Farril y Herrera.

Allí conoce a Christophe-Antoine de Merlín, general francés distinguido con el título de conde, y con quien más tarde se casaría. Una vez
consumado el matrimonio, la cubana adquirió la denominación de Condesa de Merlín. Pero María de las Mercedes no debe su fama a su dote nobiliaria, sino a su escritura. Se le considera una de las primeras mujeres escritoras de Cuba. La propia Gertrudis Gómez de Avellaneda dedicó unas palabras para admirar su talento: “el estilo de la señora Merlín es en lo general templado, fácil, elegante y gracioso. Se encuentra en sus escritos un juicio exacto y una admirable armonía de ideas”.
Cuando regresó a Cuba, en 1840, escribió Viaje a La Habana, obra por la cual fue acusada de plagiar al afamado novelista Cirilo Villaverde.

Duquesa de Campo Florido

En 2017, la aristócrata cubana María Elena de Cárdenas y González fue titular en los periódicos españoles tras recuperar el título nobiliario del marquesado de Campo Florido, luego de una pugna judicial con Alicia Alcocer Koplowitz. María Elena también obtuvo los derechos de marquesa de Bellavista y el marquesado de Almendares, este último en un litigio frente a la justicia española y contra Miguel Mariano Freire Gómez, nieto del que fuera presidente cubano.
La marquesa de Campo Florido inició el reclamo judicial en 2014, tras un periodo de recesión de los títulos debido a la desactivación de estos en 1959. En el momento en que la familia de Cárdenas y González se exilió en Estados Unidos, los tíos de Esther Koplowitz rehabilitaron varios títulos nobiliarios en la década de los 60´.

Plus: Miguel de Cárdenas y Peñalver fundó en 1850 el poblado de Campo Florido, en la provincia de La Habana, a 5 kilómetros de Guanabo y a 16 de Guanabacoa. Lo nombró así en honor del marquesado homónimo.



Ver post actual